Economía

México podría crecer 3% en 2015 tras recorte de gasto: CEESP

El director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, Luis Foncerrada, dijo que con el ajuste el gobierno da un paso para recuperar la confianza perdida.
Isabel Becerril
30 enero 2015 17:14 Última actualización 30 enero 2015 17:14
Petroquímica daría grandes posibilidades a México: CEEPS

Luis Foncerrada, director del del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) [El Financiero/Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- Con el ajuste al gasto público de 2015, habría que esperar un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 3 por ciento, consideró Luis Foncerrada.

Además, con estas medidas, dijo en entrevista el director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), el gobierno no sólo envía una muy buena señal a los mercados internacionales, sino que da un gran paso para recuperar confianza que había perdido, sostuvo 

En entrevista, aseguró que para este año, será suficiente con este recorte del gasto público, aún y cuando siguiera cayendo el precio internacional del petróleo; “el 2015 lo tenemos resuelto con este ajuste y con llevar a cabo un presupuesto con base cero”.


Aseguró que el recorte del gasto público es importante y se dio en el momento adecuado, también es muy bueno el planteamiento de la metodología nueva para el presupuesto para 2016, son los primeros pasos para que esta administración recupere la confianza.

Descartó que con este recorte vaya a disminuir liquidez en el mercado interno, porque en este ajuste se cuido al máximo el gasto en inversión.
Explicó que cuando un gobierno le pone énfasis en su gasto corriente en vez del gasto en inversión, condena a su país a no crecer, porque se sacrifica lo que es la base de crecimiento que es la infraestructura, la inversión y el empleo “por estas llamaradas de petate que son el gasto corriente en los lugares que no se requieren”.

Dijo que el énfasis en la reducción del gasto corriente no solamente evita el sacrificar el crecimiento sino puede tener un efecto favorable, casi de inmediato y sin duda en el mediano plazo, porque las prioridades se apuntan de mejor manera y se dejan de desperdiciar los recursos en programas que solo interesan a ciertos grupos sociales y con un interés particular que no benefician a todo el país y es lo que ha realizado hoy nuestro gobierno.