Economía

México no perdería competitividad con reforma hacendaria: OCDE

10 febrero 2014 4:32 Última actualización 14 octubre 2013 21:13

[Organismo señala que de aprobarse, ingresos de empresas se verían sujetos a un ISR de 30% / Cuartoscuro]


 
 
 
Notimex
 
 
Las alzas de impuestos que enfrentarían las empresas instaladas en México por la reforma hacendaria propuesta por el gobierno federal, no afectarían su competitividad y, por lo tanto, la del país en su conjunto, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
 
 
 
De aprobarse por el Congreso de la Unión la propuesta del Ejecutivo federal, los ingresos de las empresas se verían sujetos a una tasa de Impuesto sobre la Renta (ISR) de 30 por ciento, más una tasa sobre los dividendos de 10 por ciento.
 
 
 
Una vez que los pagos de ISR se deducen para determinar la base a la que se aplicaría el impuesto a los dividendos, la carga tributaria combinada que enfrentarían las empresas sería de 37 por ciento.
 
 
 
Es decir, bajo el nuevo régimen, la carga tributaria que enfrentan las empresas mexicanas aumentaría en siete puntos porcentuales de manera efectiva, que se agregan al 30 por ciento que aplica hoy en día.
 
 
 
Contrario a lo que señalan diversos representantes del sector privado y analistas económicos, la carga tributaria que existe en México es considerablemente inferior a la que se observa en otros países, de acuerdo con el organismo internacional.
 
 
 
Y es que, bajo el régimen actual, México ocupa el lugar 32, de un total de 34 países miembros de la OCDE, en cuanto a los gravámenes que aplican a las empresas, sólo por arriba de la República Eslovaca y de Estonia.
 
 
 
En contraste, la carga tributaria en Francia es de 64.7 por ciento, más del doble de la que existe hoy en día en México, en tanto que los miembros del TLCAN: Estados Unidos y Canadá, aplican tasas superiores al 50 por ciento, de acuerdo con la gráfica "Cargas Tributarias al Ingreso Empresarial 2013".
 
 
 
De aprobarse la reforma que aumentaría la carga tributaria al 37 por ciento, México pasaría a ocupar el lugar 24 entre los 34 países de la OCDE.
 
 
 
Es decir, México seguiría siendo un lugar atractivo para la actividad empresarial frente a otros países miembros de este organismo internacional, como Chile, un país del mismo continente.
 
 
 
La experiencia de naciones como Corea del Sur, Finlandia o Israel muestran que es posible tener economías competitivas aun en entornos donde las empresas están sujetas a cargas tributarias superiores a las que existirían en México bajo el régimen tributario propuesto, de acuerdo con los datos de la OCDE.