Economía

EU limita importación de azúcar de México en función de necesidades

La Cámara Nacional de la Industria Azucarera mexicana informó que en el acuerdo no se estableció un cupo de exportación fijo y que el monto dependerá de las necesidades de Estados Unidos.
Reuters
28 octubre 2014 9:56 Última actualización 28 octubre 2014 13:58
Azúcar

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El comercio de azúcar de México a Estados Unidos se regulará conforme las necesidades del mercado estadounidense, según el acuerdo al que llegaron ambos países después de una larga disputa comercial.

Para establecer la cantidad de envíos a territorio estadounidense no habrá un cupo de exportación fijo sino una una fórmula para establecer la cantidad de envíos, que dependerá de las necesidades de Estados Unidos, el principal socio mexicano de negocios, explicó este martes el presidente de la cámara azucarera Juan Cortina.

El empresario dijo que el pacto estará vigente por cinco años y luego se revisaría para hacer modificaciones o mantenerlo en los mismos términos.

En 2015 se prevé exportar 1.5 millones de toneladas de azúcar a Estados Unidos, un volumen significativamente inferior a las 1.9 millones de toneladas exportadas a EU en el ciclo 2013/2014, que culminó el 30 de septiembre, agregó Cortina.

"Durante los próximos cinco años vamos a transitar con las reglas que acabamos de describir y creemos que si funciona no tenemos por qué quitarlas", dijo Cortina en conferencia de prensa, acompañado por el subsecretario mexicano de comercio exterior, Francisco de Rosenzweig, y representantes del sector.

Del volumen que se espera exportar a Estados Unidos, entre un 30 y un 40 por ciento correspondería a azúcar refinada y el resto a estándar, dijo el líder de la cámara que agrupa a los dueños de ingenios privados en el país.

El acuerdo logrado entre México y Estados Unidos limita las exportaciones de azúcar mexicana, que tras años de disputas quedaron libres de arancel y sin restricciones de montos en el 2008 en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en el que son socios ambos países y Canadá desde 1994.

Pero pese a poner restricciones al endulzante, Cortina y De Rosenzweig celebraron durante la conferencia de prensa el pacto, que evitó una prolongada guerra comercial que México había amenazado con llevar a instancias internacionales.

"Hay una fórmula que garantiza al Gobierno americano y a la industria americana que México no les va a mandar mas excedentes de lo que necesita y eso es lo que México cedió a cambio de tener esta seguridad en la proveeduría hacia allá por los próximos años", dijo Cortina.

"Creo que fue un acuerdo equilibrado, un acuerdo que moderniza los acuerdos a los que se había llegado en el (TLCAN)", añadió.

El convenio evita la imposición de aranceles y cuotas antidumping al azúcar mexicana en el altamente regulado y protegido mercado estadounidense.

Y además de imponer restricciones a la cantidad de azúcar mexicana, incluida la refinada, fija un precio mínimo al que se venderá y evita que las importaciones se concentren durante ciertas épocas del año.

La noticia sería vista como un triunfo de la poderosa industria azucarera de Estados Unidos que lanzó el primer golpe de la disputa en marzo.

Sin embargo, De Rosenzweig dijo que México no claudicó en su defensa de los exportadores mexicanos y mantiene su postura de que el azúcar local no está subsidiada ni se comercializa a precios artificialmente bajos.

"México insiste en que ha venido exportando a precios adecuados, a precios justos, que México honra y respeta las regla de comercio internacional", destacó.

Compañías como los fabricantes de dulces y alimentos Hershey Co, Mondelez International Inc, General Mills Inc y de bebidas como Coca Cola Co podrían sentirse aliviadas porque no tendrán que pagar mayores precios por el azúcar mexicana debido a elevados aranceles.

Estados Unidos es un importador neto de azúcar y México es uno de sus mayores proveedores.

Bajo el acuerdo, los productores mexicanos accedieron a vender a un mínimo de 0.2357 dólares la libra de azúcar refinada y a 0.2075 dólares el azúcar sin refinar, cerca de la mitad que se les habría aplicado si se hubiesen impuesto los aranceles máximos a los bienes importados, según cálculos de Reuters.

México podrá cubrir el 100 por ciento de la demanda restante de Estados Unidos luego de que los productores locales y de otros países con cuotas fijas hayan agotado sus suministros.

El acuerdo del lunes ahora está abierto a un período de comentarios públicos de 30 días, después del cual podrá ser concluido y entraría en vigor a finales de noviembre.