Economía

México, eliminado en la primera ronda por ineficiencia laboral

La productividad del trabajo sigue débil, al situar bajos puestos en los índices globales del IMD y el WEF; expertos señalan que el bajo crecimiento ha limitado la contratación y capacitación en los centros de trabajo.
Zenyazen Flores
07 julio 2014 23:46 Última actualización 08 julio 2014 5:0
empleo

La baja productividad laboral ha afectado la capacitación y contratación. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- México quedaría eliminado en la primera ronda en términos de eficiencia del mercado laboral, a pesar de la aprobación de la reforma laboral y de la campaña federal a favor de la democratización de la productividad.

De acuerdo con el índice de competitividad de la firma suiza IMD, México tiene áreas de oportunidad importantes en el tema de productividad y eficiencia, donde ocupa la posición 47 de 60 países en el reporte de 2014, frente a la 36 de 2013, dentro del rubro de eficiencia de negocios. Sólo en productividad laboral se situó este año en el lugar 48 de 60 economías.

Por su parte, en el Índice de Competitividad Global 2013-2014 del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) para 148 países, México cayó 11 posiciones respecto a 2012 en el pilar de eficiencia del mercado laboral, al pasar de la posición 102 a la 113.

El rubro considera el indicador de pagos y productividad, en el que el país a pesar de contar con una ley laboral que menciona 48 veces la palabra “productividad” como un medio para mejorar los ingresos de los trabajadores, también perdió escalones, pues bajó de la posición 83 a la 88.

En el reporte anual del WEF también retrocedió en el indicador que mide la flexibilidad en la determinación de salarios, al empeorar ocho posiciones, y en el que analiza la redundancia de costos, con un deterioro de cuatro lugares.

En tanto, en las prácticas de contratación y despido, México se mantuvo sin cambios en la posición número 113, pese a la mayor flexibilidad aprobada como parte de la reforma laboral.

REFORMA NO ES PRODUCTIVA

La reforma laboral cumplió este mes un año y siete meses de haber entrado en vigor pero sin tener los efectos esperados en la productividad, indicador que la administración actual ha colocado como clave e indispensable para mejorar los ingresos de los trabajadores.

De enero de 2013 a mayo de 2014, se han realizado 11 mil 707 revisiones salariales de jurisdicción federal para 3 millones 12 mil trabajadores; sin embargo, sólo mil 555 revisiones, que abarcan a 723 mil trabajadores han involucrado bonos de productividad, con base en datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

El dato contrasta, si se comparan los primeros cinco meses de cada año, pues de enero a mayo de 2013, iniciada la reforma, 23 por ciento de los trabajadores con revisiones se relacionaron con bonos de productividad, contra 30 por ciento de 2012, sin reforma. En tanto en el mismo lapso de este año, sólo 22 por ciento de los trabajadores tuvo revisiones por productividad.

En los 17 meses de entrada en vigor de la reforma laboral, 470 ó 30 por ciento de las revisiones salariales con bono de productividad realizadas corresponden a la meta de eficiencia, es decir, que dichos trabajadores se enfocaron en la reducción de desperdicios, defectos, accidentes, “tiempos muertos” y ahorro de recursos; desarrollo de multihabilidades, desempeño individual, conservación de maquinaria, mejora de calidad del producto y actitud de servicio.

Humberto Ojeda, presidente del Congreso del Trabajo, consideró que el tema de productividad no queda claro en la reforma laboral, pues es difícil para las industrias medirla en sus diferentes áreas, aunque matizó que tampoco es imposible, por lo que los sindicatos tratan de insertar estos bonos en las revisiones. “Pretendemos que se haga por medio de los contratos colectivos de trabajo pero que también haya alguna sanción para las empresas que no lo cumplan”.

Ernesto García, miembro del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), dijo que no se puede culpar sólo a la reforma laboral de la baja productividad, pues la reforma es un marco regulatorio que se implementa, además, en el contexto de una dinámica de crecimiento económico”.

Es decir: “Sí está la reforma, pero en la medida en que las empresas no crezcan y no contraten personal, la reforma no genera presiones en el mercado laboral”.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, dijo que la reforma laboral no ha tenido los resultados esperados, en parte por la ausencia de crecimiento económico, “su incidencia en la productividad ha sido escasa desde su aprobación; en 2013 registró un alza de 0.3 por ciento”.

mexico ocupa
Todas las notas ECONOMÍA
Precios de importaciones EU repuntan a máximos de 7 meses
Inicios construcciones de casas en EU caen por segundo mes en agosto
Déficit de cuenta corriente de EU se amplía abruptamente en 2T17
Refieren riesgos para economía ante volatilidad y por el TLCAN
Jóvenes temen perder las hamburguesas sin TLCAN
La CFE destinaría más de 200 mdp para nueva planta nucleoeléctrica en Veracruz
TLCAN: obstáculos en 12 temas, avances en 7
Bancos podrían operar con bitcoins
Red de transmisión eléctrica requiere 205 mil mdp al año: Sener
Economías del Bajío ¿Cómo vamos? (II)
Meade: trabajamos el estado de derecho como reforma estructural
¿Miedo a un fraude con tu tarjeta? HSBC quiere ayudarte con esta app
Publican convocatoria para licitación de Nobilis-Maximino
Ley Fintech de México abarcaría desde bitcoin al crowdfunding
México no descarta dificultades en modernización del TLCAN
México se perfila como potencia en energía solar
Negociaciones de TLCAN avanzan rápido, pero aún no hay conclusión, afirma Lighthizer
¿Qué nos enseñó la turbulenta semana que tuvo el bitcoin?
Obama se 'muda' de la Casa Blanca a Wall Street en menos de un año
BanBajío busca aumentar 12% colocación de crédito a Pymes
Los estímulos fiscales de las ZEE están ‘a la vuelta de la esquina’
‘Háganle caso a las bitcoins’: BIS
Los ganadores y perdedores de los 23 años del TLCAN
Mujeres son buenas ‘pagadoras’ pero están poco bancarizadas
Necesario, generar empleo y mantener inflación baja para combatir la pobreza: CEESP