Economía

México, el tercer país en el mundo con mayor compra de bonos de EU

10 febrero 2014 4:59 Última actualización 19 agosto 2013 10:9

[Durante junio, México se convirtió en una de las naciones más demandantes de bonos/Bloomberg] 


Esteban Rojas H
 
Durante el pasado junio, México se convirtió en una de las naciones más demandantes de bonos norteamericanos, al comprar 6 mil 200 millones de dólares, solamente por detrás del Reino Unido y de Luxemburgo.
 
De acuerdo al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, la tenencia de México de bonos norteamericanos ascendió a 64 mil 500 millones de dólares al cierre del primer semestre. Con dicho monto, se coloca en el lugar 15 dentro de los países tenedores de dichos instrumentos.
 
La compra de papel de deuda del principal socio comercial de México estuvo en sentido opuesto a la venta observada de estos instrumentos a nivel mundial.
 
El saldo en circulación por país de los bonos norteamericanos descendió en el pasado junio en 56 mil 500 millones de dólares, al ascender su saldo a 5.66 billones de dólares.
 
Los mayores vendedores de papel de deuda de largo plazo de los Estados Unidos fueron China y Japón, los dos grandes poseedores de dichos instrumentos en el mundo. Las liquidaciones de ambos, ascendieron a 41,800 millones de dólares en junio.
 
La perspectiva de un retiro de estímulos monetarios porta de la reserva Federal originó una venta masiva de bonos del tesoro, lo que derivó en un desplome de su precio y la consiguiente elevación de sus rendimientos a máximos no vistos en dos años.
 
Naciones como China y Japón, los mayores tenedores de bono de los Estados Unidos, están registrando fuertes pérdidas en sus valuaciones. En este mismo caso este México y otros compradores que incrementaron sus posiciones en el pasado junio.
 
Es probable que todavía persista la volatilidad en el mercado de bonos norteamericano, pero cada vez se afianza más la demanda de un mayor premio para su adquisición o incremento de estos tipos de instrumentos.

En otro frente, en la subasta primaria de valores gubernamentales número 34 del año, es probable que se registre un resultado mixto.
 
La presión de alza se registrará en los instrumentos con un horizonte de largo plazo.
 
El Bono M a 20 años, con vencimiento en mayo del 2031, posiblemente tenga un incremento en su tasa de interés de alrededor de 0.36%, para alinearse a las condiciones imperantes en el mercado secundario.
 
El Udibono a 30 años podría experimentar un alza cercana a 0.19%, a la espera del dato de inflación para la primera quincena de agosto.
 
Finalmente, el rendimiento de los Cetes puede tener un comportamiento mixto, con algún sesgo bajista en los plazos de 28 y 91 días.