Economía

México debe mantenerse alerta por caso "dolphin safe"

10 febrero 2014 5:21 Última actualización 28 julio 2013 18:37

 [Reuters] 


 
Notimex
 
El gobierno de México debe mantenerse alerta en el caso de la etiqueta "dolphin safe" ante una eventual negociación que pueda buscar Estados Unidos, como sucedió con el cemento por los efectos del huracán Catrina, estimó el catedrático de la Universidad Autónoma de México (UNAM), Carlos Humberto Reyes.

En entrevista destacó que "en ocasiones, cuando Estados Unidos no cumple, busca la negociación. Si se acerca para ello debe ser afectiva para nosotros".

Puntualizó que al negociar, existe el riesgo de que se le pida a México desistirse de todos los procedimientos jurídicos ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), a cambio de una liberalización gradual para que ingrese el atún mexicano, tal y como ocurrió con el cemento.

Sin embargo, aclaró que una eventual negociación no garantiza la entrada definitiva del atún mexicano; "será una solución temporal y luego nuevamente se obstruirá para que México inicie un nuevo procedimiento ante la OMC y eso nos va a llevar años, por eso el convenio, de darse, debe ser efectivo para las empresas mexicanas".

El 16 de mayo de 2012 la OMC afirmó que la etiqueta "dolphin safe" tiene efectos discriminatorios y "afectan la importación y comercialización de atún mexicano en Estados Unidos e incentivan prácticas pesqueras que no son sustentables".

Asimismo, concedió un plazo de 13 meses a Estados Unidos para "cumplir con la decisión del Órgano de Apelación, el cual expiró el pasado 13 de julio.

En fecha reciente, las secretarías de Economía (SE) y de Agricultura señalaron que si se confirma la violación al fallo de la OMC por el nuevo etiquetado "dolphin safe", que discrimina importaciones de atún mexicano a Estados Unidos, se estaría en posibilidades de imponer represalias comerciales a dicho país.

El pasado 9 de julio, Estados Unidos emitió la nueva medida regulatoria con la que pretendía atender la decisión de la OMC; sin embargo, la Secretaría de Economía (SE) señaló que el gobierno del vecino país "no lo hace".

Ante ello, el especialista puntualizó que México tendrá que acudir nuevamente a la OMC, luego de que el gobierno mexicano no puede calificar por sí sólo y unilateralmente que lo hecho por Estados Unidos es no cumplir, porque "eso lo tiene que decir la OMC".

Aunque en la opinión del también panelista del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), es urgente que las autoridades federales del país se reúnan con el sector atunero y evalúen la posibilidad de aplicar represalias comerciales en sectores estratégicos de Estados Unidos.

"Las represalias comerciales que México debería de tomar deben ser efectivas. Con eso quiero decir que México tendría que tocar sectores que realmente afectaran a Estados Unidos para que cumpla lo establecido por la OMC", señaló.

El experto estimó que el caso se encamina nuevamente a un panel de solución de controversias para que la OMC sea la que diga que Estados Unidos incumplió con lo que estableció en 2012.

Para el académico de la UNAM, "a todas luces el caso ya está ganado en la OMC. Si ya ganamos el caso, hay que hacer que Estados Unidos lo cumpla".