Economía

Mexicanos gastan 3.4% de su salario en gasolina

10 febrero 2014 5:23 Última actualización 04 julio 2013 16:21

[Cuartoscuro] 


Edgar Amigón
 
En México, cada persona que tiene un automóvil destina el 3.4% de su salario en la compra de gasolina, mientras que en países como Argentina y Brasil, el costo por este servicio es de 1.8% y 1.2%, respectivamente, de su ingreso.


Lo anterior forma parte del documento “Análisis de los precios y de los subsidios a las gasolinas y el diesel en México, 2007-2013”, de la Dirección General de Servicios de Documentación, Información y Análisis (DGSDIA) de la Cámara de Diputados.


Agrega que en el periodo referido el precio de la gasolina Premium se incrementó 44.7% en términos reales; la Magna, 69.6, y el diesel 106.4%.


Los “minideslizamientos” están afectando el poder de compra de la población en México, debido a que el ingreso monetario per cápita nacional es inferior al que reciben los habitantes que viven en la mayoría de los países desarrollados de Europa, Asia y algunas naciones de América Latina con una actividad económica similar a la nuestra, abundó.


El organismo destacó que de enero 2010 a junio 2013, el precio de la gasolina Premium ha sido más barato en México que en Estados Unidos por 1.05 pesos por litro; la Magna, por 1.09 pesos, de diciembre 2009 a junio 2013, y el diesel, por 2.09 pesos por litro, de enero 2010 a junio 2013.


En el documento, la DGSDIA precisó que los deslizamientos de los precios de las gasolinas tienen dos objetivos: fortalecer el federalismo fiscal mexicano y reducir el diferencial de los precios con respecto a los observados en la Costa Golfo de los Estados Unidos.


En lo referente al fortalecimiento del federalismo fiscal, argumentó que de acuerdo con la Cuenta de la Hacienda Pública Federal y la Ley de Ingresos de la Federación 2013, las entidades que más ingresos obtendrán por la recaudación de esta cuota son Distrito Federal, Estado de México, Michoacán, Jalisco, Nuevo León y Veracruz; las que menos recaudarán son Nayarit, Baja California Sur, Colima, Tlaxcala y Campeche.


Desde la perspectiva macroeconómica, el subsidio a las gasolinas y el diesel incide negativamente en la recaudación del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), porque cuando el petróleo se encarece, el diferencial de precios entre México y Estados Unidos se amplía, lo que tiene como efecto final que la tasa de este impuesto disminuye, registrándose una recaudación negativa del mismo.


Argumentó que el ritmo de deslizamiento de los precios de las gasolinas y el diesel se ha acelerado para detener la caída en la recaudación del IEPS, el cual tiene una naturaleza regresiva, porque su distribución beneficia en mayor proporción a los hogares con los ingresos más altos, que son los que realizan el mayor consumo de combustibles automotrices.


Sin embargo, la DGSDIA añadió que de acuerdo al Banco Mundial y la Agencia Internacional de Energía, el subsidio interno en los precios de estos combustibles ha permitido que México tenga un consumo promedio anual de 397 litros por persona, superior a muchos países de Europa y Asia altamente desarrollados y de economías en América Latina similares a la nuestra.


En nuestro país, el consumo per cápita de gasolinas es mayor en 22 por ciento que en Alemania, 71% que en Italia, 103% que en Chile, 141% que en España y Francia, 192% que en Argentina, 242% al de Brasil y 567% que el de China, puntualizó.