Economía

Economía mexicana, sin rumbo: IMEF

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas considera que las actividades secundarias continúan con un desempeño positivo, aunque todavía muy modesto.
Diego Elías
02 junio 2014 13:11 Última actualización 02 junio 2014 19:0
[Bloomberg] Firma convenio con Amipci para mejorar las prácticas en comercio electrónico. 

En los sectores comercio y servicios de la economía mexicana persiste un dinamismo débil, según el instituto. [Bloomberg]

Los resultados y sus respectivas tendencias de los indicadores manufacturero y no manufacturero del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) publicados para mayo describen una situación de una economía sin señales claras hacia un crecimiento sostenido y uniforme.

Durante mayo el indicador manufacturero se recuperó al subir 0.4 puntos, luego de que un mes antes cayó 2.3 enteros, estableciéndose así en 52.2 puntos en el quinto mes del año. Cuatro de los cinco componentes que lo integran aumentaron.

Los subíndices de nuevos pedidos y producción se incrementaron 1.5 y 1.4 puntos, respectivamente; el de empleo ascendió 0.8 unidades, que lo colocó en 52 puntos, e inventarios escaló 1.8 puntos, por lo que alcanzó el nivel más alto desde julio de 2012.


El subíndice de entrega de productos fue el único que disminuyó 1.6 puntos respecto al mes anterior, además se colocó por debajo de los 50 enteros, que es la línea que separa la expansión de la contracción.

La conclusión del organismo en relación al indicador IMEF Manufacturero, el cual es reflejo cercano del sector exportador, sugiere que las actividades secundarias continúan con un desempeño positivo, aunque todavía muy modesto.

Respecto al indicador IMEF no manufacturero, éste se contrajo al establecerse en 50.1 puntos, un nivel que no se observaba desde septiembre del año pasado. Aquí, tres de los cuatro subíndices que componen el indicador cayeron.

“En conclusión, el Indicador IMEF No Manufacturero, reflejo cercano del dinamismo de la actividad económica interna, sugiere que en los sectores comercio y servicios de la economía mexicana persiste un dinamismo débil. Esto puede estar asociado al impacto negativo de la reforma fiscal el cual entró en vigor en enero de este año”, precisó el instituto.