Economía

Merrill Lynch mejora recomendación sobre deuda externa de México

El banco de inversión argumentó su decisión por la mejora en los fundamentales de la economía y las tasas de interés que ofrecen en sus bonos de deuda.
Notimex
30 septiembre 2014 14:1 Última actualización 30 septiembre 2014 14:1
Entrada al edificio de Merrill Lynch. (Reuters/Archivo)

Bancos extranjeros

NUEVA YORK.- El banco de inversión Merrill Lynch aumentó hoy la recomendación que tiene sobre los bonos de deuda externa de México para colocarlos a “nivel del mercado” (market weight), respecto de otras economías emergentes.

Merrill Lynch informó que la decisión de incrementar la recomendación se debió tanto a una mejora en los fundamentales de la economía de México, como a un más atractivo diferencial en las tasas de interés que ofrecen en sus bonos de deuda.

“Creemos que México probablemente superará las expectativas en un escenario de mayor crecimiento en Estados Unidos”, apuntó el banco de inversión.


“Nos gusta en el largo plazo, pues debe beneficiarse de mayores entradas de capital, así como de un mayor potencial de crecimiento debido a las reformas estructurales”, sostuvo.

Elaborado por Jane Brauer y Sebastián Rondeau, el informe indicó que “México está colocado para ser una de las más resistentes economías emergentes en un escenario donde es cada vez más probable un mayor crecimiento y un aumento de tasas en Estados Unidos”.

Asentó que los fundamentales de la economía de México están mejorando y que el crecimiento está retomando impulso gracias a vigorosas exportaciones, que reportaron un aumento anual de 5.8 por ciento en el segundo trimestre del año.

Informó que las expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México son de 2.6 por ciento para 2014 y de 4.0 por ciento para 2015, lo que contrasta con las menores proyecciones de repunte para otras economías de América Latina.

El banco afirmó que espera además un incremento de entre 10 mil y 15 mil millones de dólares anuales adicionales de inversión extranjera directa, como consecuencia de la reforma energética, a partir del segundo semestre de 2015 y durante varios años.