Economía

Merkel y Tsipras seguirán en contacto para definir
acuerdo sobre deuda

La canciller alemana y Alexis Tsipras acordaron mediante una llamada telefónica su voluntad para mantener una comunicación estable para así obtener pronto una solución benéfica para ambas partes en el tema de la deuda griega.
Reuters
26 abril 2015 18:31 Última actualización 26 abril 2015 18:31
Merkel

Merkel y Tsipras acordaron seguir en contacto para lograr una solución favorable en el tema de la deuda griega. (Bloomberg)

ATENAS.- El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y la canciller alemana, Angela Merkel, decidieron en una conversación telefónica ayer mantener el contacto durante las negociaciones entre Atenas y sus acreedores para lograr un acuerdo sobre el tema de la deuda, dijo un funcionario griego.

"Durante su conversación, expresaron su voluntad común para una comunicación estable en el curso de las negociaciones para obtener pronto una solución mutuamente beneficiosa", aseguró el funcionario del gobierno griego, que declinó a ser identificado.

Marginada de los mercados internacionales y trabada en conversaciones con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional sobre su acuerdo propuesto de reformas por dinero, Grecia podría quedarse sin dinero en efectivo en sólo unas semanas.


Pero durante reuniones regulares el viernes en Riga, la capital de Letonia, los ministros de Finanzas de la zona euro advirtieron a Atenas de que no obtendría recursos frescos hasta que sea acordado un completo plan sobre reformas económicas.

El funcionario aseguró que equipos técnicos de Grecia y sus acreedores, el llamado Grupo de Bruselas, sostendrían una teleconferencia mañana y se reunirán el miércoles para acelerar las negociaciones.

Tres meses de negociaciones sin resultados aumentaron las tensiones entre el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, y sus pares de la zona euro el viernes en las conversaciones en Riga.

El denominado Eurogrupo dijo que sentía que las conversaciones "no iban a ninguna parte" y un ministro afirmó que tal vez era momento para que los gobiernos prepararan un plan B sobre una moratoria griega.