Economía

Mercados emergentes receptores de flujos de inversión: BlackRock

12 febrero 2014 5:3 Última actualización 25 marzo 2013 20:58

[Bloomberg] Durante los últimos 15 años, esta clase de activos se ha expandido rápidamente. 


Notimex
 
Los altos rendimientos, la posibilidad de la apreciación del capital y las consistentes mejoras a la calidad crediticia son algunos de los factores clave que impulsan los sólidos flujos de inversión en deuda de los mercados emergentes (EMD, por sus siglas en inglés), considera BlackRock.
 
Sergio Trigo Paz, jefe del Equipo de Renta Fija de Mercados Emergentes de BlackRock, comentó que durante los últimos 15 años, esta clase de activos se ha expandido rápidamente y ahora representa cerca de 12% del mercado mundial de renta fija.
 
Precisó que la gran parte de este dinero proviene de los fondos de pensiones y de clientes institucionales, y cuenta con las cualidades necesarias para convertirse en una herramienta importante para la diversificación del portafolio de los inversionistas individuales.
 
Con el impacto en los mercados de renta variable el año pasado a causa de los vaivenes repentinos en el apetito por el riesgo, los bonos de deuda emitidos por los gobiernos de los países en desarrollo han continuado su evolución hacia ser considerados un destino de calidad.
 
Bajo este contexto, destacó que el hecho de que la deuda de los Mercados Emergentes este entre los activos que se comienzan a tener en consideración, ha sido en parte apoyado por las tasas bajas de Deuda/PIB, una mayor fortaleza estructural y una notable mejoría en la calidad crediticia.
 
Si bien, subrayó, a principios de los 90 este tipo de deuda fue casi por completo calificada como sin grado de inversión, las calificaciones crediticias de los mercados desarrollados y emergentes continúan convergiendo.
 
Señaló que a finales del año pasado cerca de 74% de la deuda de los mercados emergentes fue calificada con grado de inversión, comparado con un 40% en 2000.
 
La EMD también fue una de las clases de activos con mejor desempeño en 2012, proporcionando retornos totales iguales a los de la renta variable, de 13 a 16%  para bonos con grado de inversión, a más de 20% para bonos de alto rendimiento de deuda soberana y corporativa.
 
Al mismo tiempo, el año experimentó flujos record de inversión de aproximadamente 85,000 millones de dólares.
 
Además de la calidad, dijo, esta clase de activo ofrece ahora una gama más amplia de oportunidades al tener un amplio espectro de deuda soberana en divisas fuertes y locales, así como de bonos corporativos, dando diferentes factores de rendimiento y riesgo.