Economía

Mercados, a la espera de cifras económicas en China

10 febrero 2014 5:24 Última actualización 14 julio 2013 7:50

[Bloomberg] 


Esteban Rojas H

Los participantes de los mercados podrían iniciar la semana con malas noticias con respecto a China, el segundo motor de la economía mundial. De ser así, se nublaría todavía más la expectativa de crecimiento económico para muchos países, particularmente de los emergentes.

El lunes, antes de la apertura de los mercados, se conocerá la cifra definitiva del Producto Interno Bruto (PIB) de China al segundo trimestre del 2013, estimando que se puede ubicar en alrededor de 7.5 %, lo que confirmaría su proceso de desaceleración, el cual se podría extender por varios meses más.

De acuerdo al ministro de Finanzas de China, Lou Jiwei, la nación asiática corre el riesgo de enfrentar un crecimiento económico en el segundo semestre del año incluso por debajo del 7.0%.

El Fondo Monetario Internacional recientemente volvió a abajar la expectativa de crecimiento para el gigante asiático al pasar de 8.1 a 7.8 % para el presente año. En tanto que para el 2014, la se rebajó en 0.6 puntos para ubicarlo en 7.7 %.

De cumplirse los pronósticos, la economía China se alejará des sus extraordinarias tasas de crecimiento de cerca de 15 % que presentaba a mediados del 2007.

En el enfriamiento del dinamismo económico en China ha desempeñado un papel preponderante la desaceleración de su sector exportador y el lento proceso para hacer descansar en mayor medida el desempeño de la actividad productiva en su mercado interno.

En los pasados días, se reportó una caída en las exportaciones de China de 3.1 % en junio de este año, en buena parte provocada por la reducción de la demanda mundial, pero también fuertemente influida por la apreciación de su moneda el yuan. Con ello, poniendo de relieve el agotamiento de un modelo basado en la competitividad de su sector externo impulsado en la debilidad de su moneda.

Sin embargo, visto desde otro ángulo, se puede decir que la apreciación del yuan podría estar dando señales de que ha agotado el margen de maniobra para seguir con un comportamiento similar, dado la pérdida de competitividad de sus exportaciones, lo que se ha visto reforzado por el encarecimiento de su mano de obra.

Las dificultades para controlar la inflación, los problemas en su sector inmobiliario y bancario dificultan la instrumentación de una política monetaria más flexible que ayude a una mayor reactivación de su mercado interno, tendiente a sustituir la pérdida de dinamismo de su sector exportador.

El lunes, también se conocerá la producción industrial y las ventas minoristas al pasado junio, estimando variaciones anuales de 9.1 y 12.8 %, en cada caso.

De confirmarse las cifras débiles para la economía China, podría incidir en cierta volatilidad en los mercados, dependiendo de que tanto estén alegadas de las expectativas, aunque el daño en la esfera real sería más considerable y evidente.