Economía

Menos desigualdad y corrupción elevarían
el crecimiento: OCDE

Trabajar por reducir la desigualdad y la corrupción es una cuestión de auto beneficio económico, aseguró Gabriela Ramos, directora del Gabinete de la OCDE, quien afirmó que para lograr el crecimiento económico, se requiere que la economía crezca por arriba del cinco por ciento.
Leticia Hernández
17 noviembre 2016 22:23 Última actualización 18 noviembre 2016 5:5
Pobreza

Para lograr el bienestar de la población en México se requiere una expansión de la economía por arriba del cinco por ciento, señaló la OCDE. (Cuartoscuro)

El combate a la corrupción y reducción de la desigualdad son dos salidas que México tiene para acelerar su crecimiento económico en una perspectiva retadora para el 2017, aseguró Gabriela Ramos, directora del Gabinete de la OCDE.

En entrevista con El Financiero explicó que trabajar por reducir la desigualdad es una cuestión de auto beneficio económico. “En la medida que inviertas en esos activos tienes mejores perspectivas de crecimiento y hay que invertir en ellos y con el presupuesto que se tenga, hay que hacerlo eficiente”.

Datos del organismo indican que para lograr el bienestar de la población se requiere una expansión de la economía por arriba del cinco por ciento.


La desigualdad limita el crecimiento económico porque las familias de menores recursos no invierten en las capacidades de sus hijos, se conectan al mercado informal y no tienen un empleo de calidad, explicó la funcionaria y advirtió que aún con el limitado presupuesto que se tenga para el próximo año se debe seguir apoyando a los más vulnerables e identificar los rubros en donde se obtienen mayores resultados.

Identificó el combate a la corrupción como otra salida para que el país prospere, el volver a tener confianza en las instituciones y en las autoridades, por lo que señaló de suma importancia la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción con especial foco en la operación del sistema judicial.

Consideró que México tiene tres grandes retos en los que debe trabajar: la dependencia del gasto público respecto a los ingresos petroleros; la inclusión, con casi la mitad de la población que vive en la precariedad, así como la gobernabilidad, la corrupción y recobrar la confianza ciudadana.

Dijo que en estos retos se encuentran oportunidades; en el primer caso está la llamada para que México incremente la recaudación a un nivel comparable con los países de la OCDE por lo que necesita estar recaudando 15 puntos porcentuales más del PIB para poder invertirlos.

Consideró que la oportunidad frente al reto de gobernabilidad implica poner todo el esfuerzo en una buena implementación del Sistema Nacional Anticorrupción. “En México no es suficiente lograr las reformas a nivel legislativo, se tienen que poner todas las capacidades e inversiones en lograr una buena implementación”.