Economía

Estados productores de petróleo enfrentarán presión fiscal continua: Moody's

Una reducción en las participaciones que el gobierno entrega a Chiapas, Tabasco, Campeche y otros estados podría provocar que estas entidades productoras de petróleo sufran un impacto en su presupuesto, liquidez y gastos de capital.
Redacción
15 noviembre 2017 18:32 Última actualización 15 noviembre 2017 18:48
tabasco

tabasco

Una reducción de las participaciones a los estados productores de petróleo tendrían impacto en los presupuestos regionales, así como en la liquidez y en los gastos de capital en 2018 y 2019, ya que estas entidades experimentan un efecto retrasado de la caída en los precios del petróleo y la producción, anticipó la firma Moody's.

Estos recursos –participaciones-, constituyen en promedio, el 35 por ciento de los ingresos totales de estos estados. Campeche, Tabasco (Ba1 y A1.mx negativo); Chiapas (Ba2 / A2.mx negativo), Tamaulipas (Ba1 / A1.mx negativo) y Veracruz (Caa1 / B3.mx negativo) han estado relativamente aislados del efecto de los precios del petróleo mundial históricamente bajos debido al retraso creado por la fórmula de pago de distribución federal.

“En 2017, sin embargo, estos estados comenzaron a experimentar una reducción en el financiamiento dado que su PIB se ralentizó”, expuso la calificadora en un informe.

Moody’s expuso que Campeche y Tabasco enfrentarán los mayores desafíos fiscales al entrar en 2018, dado que a la recesión que comenzó en 2015 ha reducido su participación de las aproximadamente 9 por ciento este año, y ambos podrían ver reducciones nuevamente el entrante.

“Esto agregará otro 3 por ciento al déficit de financiamiento en efectivo actual de Tabasco, mientras que el déficit de Campeche también crecerá junto con su apalancamiento”, señaló.

Añadió que el resto de los estados productores de petróleo debería tener un mejor desempeño dado su menor dependencia de la actividad petrolera como porcentaje del PBI.

En tanto, los otros 27 estados serían mínimamente afectados dado el éxito que México ha tenido en aumentar la recaudación de impuestos federales, reduciendo el total del país dependencia de los ingresos del petróleo.

El crecimiento del PIB impulsa el 60 por ciento del cálculo de las participaciones federales a los estados.