Economía

Menor deuda de Coahuila es un factor crediticio positivo: Moody's

La agencia calificadora consideró que la reducción de deuda del estado se debe a la implementación del Esquema de Regularización después de que en 2011 Chihuahua alcanzara una deuda de 33 mil millones de pesos.
Redacción
20 enero 2015 12:44 Última actualización 20 enero 2015 13:5
Peso (Bloomberg)

Peso (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La agencia Moody's calificó como un factor crediticio positivo el anuncio de la reducción en las obligaciones con proveedores de 1.2 mil millones de pesos por parte del estado de Coahuila.

El monto actualizado de cuentas por pagar de proveedores resulta de la auditoría externa realizada al amparo del Esquema de Regularización aprobado por el Congreso de Coahuila en 2014.

La auditoría determinó el valor real de cuentas por pagar a proveedores en 3.3 mil millones de pesos y no 4.5 mil millones de pesos reportados en septiembre por la Secretaría de Finanzas de Coahuila.


De acuerdo con Moody´s la reducción de la deuda obedece a la implementación del Esquema de Regularización, mismo que busca sanear las finanzas de Coahuila tras el incremento abrupto de su deuda.

La deuda de Coahuila alcanzó hasta 33 mil millones de pesos en 2011, el nivel más alto de deuda per cápita entre los estados mexicanos.

El esquema reconoce la existencia de pasivos con proveedores del estado para garantizar su pago, siempre y cuando los pasivos estén relacionados con inversiones públicas productivas.

Después de la auditoria, el Esquema de Regularización permitirá al estado continuar con sus pagos y liquidar las cantidades adeudadas a proveedores. Coahuila pagará estas cantidades en los próximos cuatro años. El Congreso del estado autorizó la contratación de líneas de crédito por hasta 2.5 mil millones de pesos para asegurar el pago a las cantidades reclamadas verificadas.

Detalló que cuatro bancos acreditaban el 84 por ciento de la deuda de Coahuila: Banco Interacciones, Banco Mercantil del Norte, Banco Multiva y BBVA Bancomer.

Cabe destacar que otros estados como Veracruz, Zacatecas y Aguascalientes han implementado medidas similares para asegurar el seguimiento de las adquisiciones de los estados y la evolución de cuentas por pagar. Acreedores como el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos también han reforzado los requisitos relacionados con operaciones financieras sospechosas exigiendo cláusulas más estrictas en los contratos de crédito y mayor supervisión de las cuentas por pagar y deuda.