Economía

Mejora el poder de compra de vivienda

Entre 2010 y 2015 se incrementó el número de familias que pueden adquirir una mejor vivienda debido al abaratamiento
de créditos, por lo que éstas pasaron de la de interés social a
una de nivel medio, reveló reporte de BBVA Research.
Jeanette Leyva
18 abril 2016 23:23 Última actualización 19 abril 2016 5:5
vivienda

Un gran número de familias del país pasaron de comprar una vivienda de interés social a una de nivel medio. (EFBajío)

El incremento en el monto máximo del financiamiento que otorga el Infonavit ha incrementado la accesibilidad de los trabajadores que pueden aspirar a una vivienda que se acerca cada vez más a los segmentos medios.

A esto se suma que la demanda por vivienda cada vez más cara, lo que ha encarecido las características en el segmento de interés social, con tasas de interés históricamente bajas y plazos cercanos a los 20 años, de acuerdo con un reporte de BBVA Research.

Del 2010 al 2015 la distribución de las familias que pueden adquirir una vivienda es mejor. Antes el valor promedio de las casas de interés social era de 335 mil pesos y actualmente es de alrededor 363 mil pesos. El promedio de la vivienda asequible pasó de 892 mil a 970 mil pesos. En el segmento residencial pasó de 2.2 a 2.4 millones de pesos.

Los incrementos de la asequibilidad a través del crédito hipotecario de la banca fueron crecientes y actualmente se puede adquirir una vivienda de mayor valor ante la oferta de vivienda en los estados con el abaratamiento del crédito, por lo que algunas familias pasaron de la vivienda de interés social al medio.

Otras familias que antes no podían acceder a una vivienda porque su presupuesto no era suficiente, habrían podido obtener un inmueble de interés social.

Según el reporte, los incrementos de la asequibilidad a través del crédito hipotecario de la banca fueron crecientes hasta 2014, pero en 2015 el avance fue ya más moderado.

En gran parte esto se debe a que durante el 2015 es cuando se detuvo la caída de las tasas de interés, presionadas en parte por la política monetaria del banco central.