Economía

Médicos, profesores y barrenderos, mucho
más estresados que usted

Todos los trabajadores podemos terminar nuestra jornada laboral exhaustos, pero de acuerdo con un estudio de CIPD del Reino Unido, estas profesiones presentan esa condición la mayoría de las veces o todo el tiempo.
Bloomberg
30 noviembre 2016 19:25 Última actualización 03 diciembre 2016 5:5
Maestro de GB (Bloomberg)

Maestro de GB (Bloomberg)

Al pasar por una calle residencial de Londres a las nueve de la noche, verá un puñado de luces tenues de dormitorios y cortinas cerradas. En alguna de esas camas podría haber un funcionario británico.

Casi la mitad de los trabajadores públicos de Reino Unido llegan a casa del trabajo exhaustos la mayoría de las veces o todo el tiempo, según una encuesta del Instituto Colegiado de Personal y Desarrollo (CIPD por sus siglas en inglés), una organización de recursos humanos.

Los empleados públicos (también conocidos como burócratas) también reflejan mayor estrés y fatiga que los trabajadores de cualquier otro sector.


“La burocracia agota”, declara Michael Docherty, que pasó seis meses trabajando en el ministerio del Tesoro de Reino Unido. “Desde luego yo me sentía más cansado al final del día allí que en cualquier otro trabajo que haya tenido”.

La carga de trabajo puede no ser mayor que la labor que se desempeña en el sector privado, pero lo parece a causa de los lineamientos del gobierno y las políticas internas.

Docherty cuenta que tenía que redactar largas y detalladas propuestas, para que fuesen revisadas por un consejo de individuos con escasos conocimientos, para cada paso de un proyecto que, en su totalidad, ya había sido aprobado y presupuestado.

Y la descripción de funciones y objetivos de cada empleo puede cambiar cada cinco años, cuando Reino Unido elige un nuevo gobierno con, probablemente, nuevas prioridades.

Casi uno de cada cinco trabajadores del sector público dice que su trabajo les preocupa la mayoría de las veces o todo el tiempo, lo cual es el doble de la proporción de los trabajadores del sector privado, según indica el sondeo.

Parte del estrés puede ser atribuido a los sucesivos recortes de presupuesto, según Claire McCartney, consejera de investigación para el instituto que encargó el sondeo.

“Si bien ha aumentado la satisfacción en el trabajo, los niveles de agotamiento y presión han permanecido igual”, declara McCartney. “Los empleados del sector público necesitan que se llegue a estos problemas, o va a empezar a cobrarse un costo para ellos y para la economía”.

El gobierno de Reino Unido, aunque es una gran fuente de empleo (con 5.3 millones de empleados hasta junio), ha reducido su plantilla en los últimos años, tras los recortes de presupuesto.

Según la Oficina de Estadística Nacional, el empleo en el sector público está en su nivel más bajo desde que se implantó el actual método de censo de trabajadores en 1999.

A pesar del cansancio y estrés, los trabajadores públicos tienen una satisfacción general con sus empleos superior a la de los trabajadores del sector privado, una novedad en el sondeo del instituto.

Docherty, que ha trabajado tanto en el sector privado como en el público, declara que es difícil elegir cuál le gusta más. “En el sector privado, básicamente se espera que, sin importar las horas que lleve hacer algo, se haga, y que no esperes nada a cambio”, explica. En la función pública es lo opuesto.

Docherty declara que los jefes, cuando trabajaba en el sector público, solían asegurarse de que tenía un buen equilibrio entre trabajo y vida personal. “Me pregunto si el efecto no será, en parte, generado por el hecho de que muchas de las personas que trabajan en el sector público llevan allí micho tiempo y no han tenido mucha experiencia reciente fuera”, agrega.