Economía

Mayor aumento a salario mínimo presionaría tasa de interés: STPS

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social estima que, para alcanzar la Línea de Bienestar, era necesario que el salario mínimo llegara a los 95.24 pesos, pero la Secretaría de Trabajo no lo cree conveniente. 
Zenyazen Flores
23 noviembre 2017 16:26 Última actualización 23 noviembre 2017 16:26
[Que salario mínimo sea unidad de medición impide que tenga aumentos significativos, señala la CTM. /  Arturo Monroy / Archivo]  

[Arturo Monroy]  El poder adquisitivo ha perdido 78%; el salario mínimo actual es la cuarta parte de lo que era hace 3 décadas.

Ante las críticas de diversos sectores sobre que el incremento al salario mínimo es insuficiente para alcanzar la Línea de Bienestar, el secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida, señaló que un aumento mayor al mínimo en este momento presionaría al Banco de México en su decisión en torno a la tasa de interés.

El funcionario dijo que un aumento mayor al que se fijó de 10.3 por ciento, u 8 pesos, sí podría contribuir a que el banco central esté más presionado con respecto al aumento de tasas de interés que probablemente suban en Estados Unidos en diciembre próximo.

“Un aumento de este tipo contribuiría a aumentar esa presión que sí sería totalmente no benéfica para el crecimiento del país; entonces sí, sí contribuiría (a mayor presión)”, sostuvo en entrevista al término de la presentación del libro Seguridad y Salud en el Trabajo. Avances, Retos y Desafíos.

La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) determinó que a partir del 1 de diciembre de 2017 el salario mínimo general pase de 80.04 pesos diarios a 88.36 pesos.

La Coparmex subrayó que, para poder alcanzar la Línea de Bienestar establecida por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, se requería que el salario mínimo fuera de 95.24 pesos diarios.

Navarrete Prida sostuvo que un aumento mayor al anunciado por Conasami también podría provocar en el país un alza de precios. “Es posible pero no podemos cuantificarlo”, y podría contribuir a presionar los salarios contractuales.

“Lo que su servidor le pidió a Conasami fue que llegar al máximo consenso porque si en abril nos vamos a volver a sentar y no tenemos consenso aquí y rompemos por alguna razón, en abril no nos vamos a sentar y no va a ser por las condiciones externas del país sino porque ni siquiera tenemos un acuerdo interno”, afirmó Navarrete.

El titular de la STPS aseguró que detrás del aumento al salario mínimo no hay cálculos políticos y que, de hecho, durante las reuniones con los representantes de los patrones y trabajadores ante Conasami se cuidó el factor político.

Sobre el compromiso de que en abril de 2018 habrán de sentarse de nuevo los integrantes de la Conasami para incrementar el salario y alcanzar la Línea de Bienestar, dijo que en ese entonces se evaluará si hay condiciones para revisarlo, sobre todo porque se estará en pleno periodo electoral.

“Se va a tener que cuidar mucho que no se partidice y se politice porque no le conviene a los trabajadores (…). Lo que podemos esperar es que haya estabilidad macroeconómica, que el país tenga definiciones claras con respecto a sus socios comerciales, que siga teniendo finanzas públicas sanas y condiciones que nos permita como hasta hoy sentarnos a dialogar y sacar consensos por unanimidad”, apuntó.