Economía

¿Mario Draghi se irá del BCE sin subir nunca las tasas de interés?

Algunos economistas apuestan a que el presidente del Banco Central Europeo completará su mandato de ocho años en 2019 sin elevar nunca las tasas de interés.
Bloomberg
14 abril 2015 12:22 Última actualización 14 abril 2015 12:57
[Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo/Bloomberg] 

[Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo [Bloomberg/Archivo]

Hay una forma de medir el grado de turbulencia en la economía de Europa: los inversores están apostando a que Mario Draghi completará su mandato de ocho años al frente del Banco Central Europeo en 2019 sin elevar nunca las tasas de interés.

Los instrumentos derivados del mercado monetario indican que el BCE no aumentará su tasa clave desde 0.05 por ciento hasta diciembre de 2019 –dos meses después del final programado para la gestión de Draghi, según el economista de Deutsche Bank AG, Torsten Slok.

Por el contrario, el predecesor de Draghi, Jean-Claude Trichet, subió las tasas 11 veces. Hasta Ben S. Bernanke tuvo que ajustar en la Reserva Federal en tres oportunidades.

Las permutas sugieren actualmente que la Fed elevará su tasa de referencia en marzo próximo, dijo Slok a los clientes en un informe la semana pasada. Hace un año, los mercados indicaban que la Fed y el BCE actuarían al unísono para noviembre de 2016.

A los ojos de Slok, la divergencia sin precedente entre los dos bancos centrales más grandes del mundo significa que el euro caerá hasta la paridad con el dólar y que las acciones europeas continuarán atrayendo demanda. Ese resultado quizá resulte atractiva para Draghi en tanto espera que un euro más barato y activos financieros fuertes contribuyan a reactivar la economía de la eurozona, reivindicando su utilización de la flexibilización cuantitativa.

De hecho, es probable que vuelva a comprometerse el miércoles a comprar activos por 1.1 billones de euros en septiembre de 2016 después de algunas sugerencias de que los signos de éxito inicial significan que las compras se reducirán en algún momento.

Una brecha de casi cuatro años entre las alzas de las tasas de la Fed y el BCE batirá de todos modos un récord. Cuando Estados Unidos comenzó por última vez a subir las tasas en junio de 2004, el BCE hizo lo propio 18 meses después en diciembre de 2005.

Pero no todos los economistas están convencidos de las señales del mercado.

POSIBLES AUMENTOS

En Royal Bank of Scotland Group Plc, Richard Barwell dice que es poco probable que la región del euro esté en semejante situación desesperada durante otros cuatro años. “Más exactamente, no creo que alzas modestas de las tasas de interés oficiales aniquilen la recuperación”, dijo.

Para Holger Schmieding, economista principal en Berenberg Bank, la “mejor apuesta sigue siendo que la eurozona y el BCE tienen un retraso de dos años con respecto a los Estados Unidos y la Fed”.

A Erik Nielsen, economista global principal de UniCredit Bank , le preocupa que los funcionarios europeos esperen más de alrededor de un año para seguir a la Fed.

“Si es más tiempo, la actual combinación europea de tasas de política negativas, una enorme QE y una regulación financiera equivocada podría muy bien volverse realmente tóxica, llevando a la bancarrota muchos fondos de pensiones y compañías aseguradoras”, dijo en un informe el domingo.