Economía

Esta flor es la nueva competencia del maíz para el biogás

La silphie, una variedad de margarita que llega a alcanzar 3 metros de altura, podría ser la nueva opción para elaborar biogás en Alemania, dejando en segundo lugar al maíz, pero a pesar de todos sus beneficios, aún enfrenta el escepticismo en ese país.
Bloomberg
24 agosto 2016 19:43 Última actualización 25 agosto 2016 18:13
flor

La silphie podría reducir los costos de los productores de energía verde que ahora utilizan maíz. (Tomada de http://silphie.info/)

Una variedad gigante de la margarita que puede alcanzar 3 metros de altura podría convertirse en el combustible predilecto de la industria alemana del biogás.

La planta de pequeñas flores amarillas cuyo nombre en latín es Silphium Perfoliatum se conoce en alemán como silphie. A veces se la llama planta copa o copa india en los Estados Unidos, de donde es oriunda. Los experimentos de campo muestran que tiene ventajas respecto del maíz porque es una planta perenne que crece todos los años durante dos décadas sin resembrar.

La agrupación industrial que representa a 9 mil propietarios de plantas de biogás en Alemania dijo que la silphie, que pertenece a la misma familia de la margarita, podría reducir los costos de los productores de energía verde que ahora utilizan maíz. La industria produce gas a partir de fuentes renovables como las plantas, que pueden quemarse para generar electricidad.

1
 

 

flor

“El maíz es un recurso sumamente bueno pero las personas se sienten intimidades por el tamaño de la planta. No ayuda a la imagen de la industria”, dijo telefónicamente Andrea Horbelt, portavoz de la federación de Biogás, desde Freising, ciudad ubicada al norte de Múnich. “La silphie es amigable, resistente, no necesita tratamiento químico, es ideal para las abejas. Probablemente sea igual de buena para la generación de energía”.

A la industria alemana del biogás le vendría bien un impulso. Las ventas se redujeron de 8 mil 400 millones de euros en 2014 a 8 mil 300 millones (9 mil 400 millones de dólares) el año pasado, según la agrupación de la industria.

La canciller Angela Merkel este año intentó detener el sistema conocido como feed-in tariff (FIT) o de tarifa regulada para la industria de la biomasa en general y sólo dio marcha atrás cuando hubo protestas.

1
 

 

flor

A partir del año que viene, se subastarán anualmente unos 150 megavatios de energía de biomasa, un cuarto de la carga que se ofrece por la energía solar y una parte mínima de los 2 mil 800 megavatios que se subastan en el caso de la energía eólica terrestre.

La industria del biogás pronostica una adopción lenta de la silphie en un principio debido a la aversión al riesgo de los agricultores y a la aceptación que tiene el maíz para la generación de energía verde. La siembra de la silphie se ha centrado en el estado de Baden-Wurtemberg, sudoeste de Alemania, donde este verano se sembraron unas 480 hectáreas (mil 200 acres) del cultivo.

Como la silphie aún no ha sido aceptada, el maíz seguirá predominando en la producción alemana de biogás, dijo Horbelt. El maíz aporta dos tercios de los 4.1 gigavatios de energía de biogás de Alemania. La industria da empleo a 43 mil trabajadores y suministra energía a 8.3 millones de hogares.