Economía

Manufacturas
y construcción arrastran crédito de la banca

El crédito bancario acentuó su desaceleración en agosto, destacando la contracción del financiamiento a las empresas constructoras y manufactureras, éstas últimas, podría ser resultado de que prefieren pedir préstamos en el extranjero.
Jeanette Leyva/Tlaloc Puga
01 octubre 2014 1:6 Última actualización 01 octubre 2014 5:5
Cobre

El saldo de la cartera crediticia al sector manufacturero disminuyó 9.3 por ciento en agosto. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El crédito de la banca comercial al sector privado avanzó 3.4 por ciento anual en agosto, con lo que presentó su menor crecimiento en casi cuatro años, y al mismo tiempo se sigue deteriorando la calidad de la cartera.

La contracción en el financiamiento de la industria manufacturera y en la construcción fue la principal causa del debilitamiento en la actividad crediticia, aunque también se moderó el crédito a los hogares, donde sobresalió la baja de 0.1 por ciento en tarjetas de crédito, con lo que sumó dos meses con cifras negativas, algo que no ocurría desde 2011.
Datos del Banco de México (Banxico) muestran que el saldo de la cartera crediticia al sector manufacturero disminuyó 9.3 por ciento en agosto y esta fue la caída más severa en casi cuatro años y medio, desde marzo de 2010.

El financiamiento a empresas constructoras se contrajo 4.1 por ciento, con lo que acumuló 15 meses a la baja, el periodo de contracción más prolongado desde el 2000. En total, el crédito de la banca al aparato productivo subió 2.9 por ciento en agosto, por debajo del 3.9 por ciento del mes previo.


AL ALZA MOROSIDAD

La pérdida de dinamismo en la actividad crediticia viene acompañada de mayores niveles en el índice de cartera vencida, que comenzó a deteriorarse desde 2013, a tono con un menor dinamismo en la actividad económica.

Así, en agosto el índice de morosidad total de la banca se ubicó en 3.95 por ciento, que si bien fue ligeramente inferior al 3.98 por ciento de julio, fue la mayor cifra para un octavo mes en cinco años.

PEGA ECONOMÍA

En opinión de Jorge Sánchez Tello, economista de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef) con sede en el ITAM, el crecimiento del crédito se está frenando porque la economía todavía no termina por reactivarse. Para el segundo semestre del año prevé una leve mejoría “aunque está en veremos dada la volatilidad internacional”.

Alejandro Cervantes, economista senior de Banorte-Ixe, descartó que la caída en el crédito a empresas manufactureras refleje desaceleración del sector, sino más bien su sofisticación para conseguir créditos más baratos en EU o en otros países, en momentos en el que las tasas de intereses se encuentran en niveles mínimos históricos.

Además dijo que “se sobreestimó la rapidez con que la reforma financiera iba a impactar positivamente al sistema financiero
mexicano”.

Isaac Velazco, gerente del área de estudios Económicos del banco Ve por Más, indicó que entre 2012 y 2013 el crédito creció a doble digito en términos nominales, si bien hay una desaceleración por ejemplo en la cartera de tarjetas de crédito o en otros áreas de consumo, “lo atribuyo a esta alta comparación que se tiene desde 2013”.

PEGA REFORMA FISCAL

Esta baja en el crédito, dijo Velazco, va relacionada con la actividad económica y lo que se vio en los últimos meses, en el crédito al consumo es porque las familias consumieron menos tras la reforma fiscal.

Sánchez Tello, consideró que la desaceleración que ha tenido el crédito no debe preocupar, “al contrario dado que la economía no termina por despegar, sería irresponsable que las instituciones financieras estuviesen otorgando crédito muy por encima de la capacidad instalada de la economía”.

“Ahora bien, si está creciendo menos de 2 veces es simplemente una señal de que los efectos de la reforma fiscal están empezando a sentirse, porque es una reforma que en lugar de incentivar el consumo y la producción la está castigando. Aunque es un precio que hay pagar porque se aprobó la reforma energética, creo que se deberían hacer cambios para bajar un poco la carga tributaria e incentivar por esta vía la economía”, explicó.

Lo anterior, porque si se tiene una economía más dinámica el crédito puede crecer más rápido, “hay una visión equivocada de que se piensa que primero debe de crecer el crédito y luego la economía. Al contrario, primero debe crecer la economía y después el crédito porque son complementos y así iniciar un ciclo de expansión económica”.

Por ello afirmó que las instituciones financieras están siendo responsables en el otorgamiento del crédito y se trata de no endeudar de más a las personas y ni a las empresas.

“Además existe cierto nerviosismo en los mercados internacionales por la guerra de Estados Unidos contra ISIS, tensiones con Rusia y sobre todo, resurge el tema de problemas de deuda en varios países, esto puede generar mayor volatilidad en los mercados y por eso las instituciones financieras están siendo precavidas ante este escenario”.
La Asociación de Bancos de México prevé que en los próximos años la penetración del crédito se elevará desde el actual 27 por ciento al 40 por ciento como relación del Producto Interno Bruto (PIB), esto si la economía registra crecimientos constantes de entre 4 y 5 por ciento.

Haz clic en la imagen para ampliarla

sólo a los servicios.