Economía

Luego de un año de dolor, OPEP está por frenar a EU

La OPEP está por asfixiar el crecimiento de la producción de crudo de Estados Unidos, puesto que con la caída de ésta, la demanda de la OPEP crecerá este año, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía.
Bloomberg
21 octubre 2015 21:20 Última actualización 21 octubre 2015 21:20
OPEP

La demanda petrolera de la OPEP crecerá este año mientras la estadounidense disminuye. (Bloomberg)

Luego de un año de padecer las consecuencias económicas de la caída del precio del petróleo, por fin la OPEP está al borde de asfixiar el crecimiento de la producción de crudo estadounidense.

La producción del país se ha reducido casi al nivel de noviembre de 2014, cuando la Organización de Países Exportadores de Petróleo modificó su estrategia para concentrarse en combatir a los competidores y recuperar participación de mercado. A medida que la producción estadounidense declina, la demanda de crudo de la OPEP crecerá en 2015 y pondrá fin a dos años de retroceso, estima la Agencia Internacional de Energía (IEA, por la sigla en inglés).

Si bien la caída de los precios y la reducción de la exploración han afectado a los Estados Unidos, también los miembros de la OPEP han pagado un precio elevado. Un año de declinación de los ingresos gubernamentales, crecientes déficits presupuestarios y monedas en baja han generado graves problemas económicos en varios de los países que integran la organización.


El hecho de que el auge petrolero estadounidense se mantuviera durante unos seis meses luego de la decisión que tomó el grupo en noviembre, también significa que la OPEP sólo ha logrado hasta ahora devolver el mercado al punto de inicio.

“Ha llevado mucho tiempo, y continuará haciéndolo. La producción petrolera estadounidense ha sido más resistente de lo que se pensaba”, dijo Mike Wittner, jefe de análisis de mercados petroleros de Société Générale SA en Londres. “El resultado es que se ha iniciado un proceso de reequilibrio”.

La OPEP abandonó en noviembre su papel tradicional de reducir la producción para evitar un exceso de oferta conforme una marea de nuevo petróleo procedente de los Estados Unidos afectaba su participación en los mercados mundiales. El grupo optó por seguir produciendo, lo que permitió que la consecuente caída de los precios afectara a sus competidores de mayores costos. El grupo no barajó reducir la producción cuando sus representantes se reunieron el miércoles en Viena con países no integrantes de la organización, entre ellos Rusia.

CONTRACCIÓN DEL ESQUISTO
El plan parece estar funcionando. El petróleo permanece un 34 por ciento por debajo del nivel de cuando la OPEP dio a conocer su estrategia el 27 noviembre. La producción de crudo de los Estados Unidos se ha reducido unos 500 mil barriles por día respecto del nivel más alto en tres décadas, alcanzado en junio, y llegó a 9.1 millones por día en la semana hasta el 9 de octubre, según datos de la Administración de Información sobre Energía de los Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés)

La declinación se acelerará el año próximo, con una caída de 390 mil barriles por día de promedio de producción anual, que llegará a 8.86 millones de barriles por día, según la EIA. La suerte de la OPEP mejorará conforme declina la estadounidense, y la IEA pronostica que la demanda del crudo del grupo crecerá a 31.1 millones de barriles por día el año próximo, mientras que fue de 29.3 millones en 2014.

“La estrategia les está dando resultado”, dijo Miswin Mahesh, un analista de Barclays Plc en Londres. “En este momento es dolorosa, pero a mediano y largo plazo cosecharán los frutos de un mercado más equilibrado, moderadas reservas de esquisto, creciente demanda de petróleo y un precio más alto”.