Economía

Los despachos conjuntos crean ahorros de 50%

Unos 150 mil dólares en recursos se podrían ahorrar con el programa de Despachos Aduaneros Conjuntos entre México y Estados Unidos, estimó José Antonio Vidales, presidente de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana
Eduardo Aguilar
27 marzo 2016 22:13 Última actualización 28 marzo 2016 10:39
Aduana. (Archivo)

México perfecciona el programa que en un futuro se implementará en más puntos. (Archivo)

El programa de Despachos Aduaneros Conjuntos con Estados Unidos beneficia a ambos países al proporcionar ahorros en costos cercanos al 50 por ciento y en tiempo de casi 40 por ciento, y es sólo el primer paso en el proceso de llevar las aduanas mexicanas al siglo XXI, expuso José Antonio Vidales, presidente de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana (CAAAREM).

Estimó que estos ahorros podrían alcanzar 80 por ciento en tiempo y 150 mil dólares en recursos.

“Los estimados se obtuvieron según un análisis de volumen, es lo que te da posibilidad de ahorro: en la medida que más empresas se sumen a este proyecto tendremos más vuelos regulares y fletes más económicos. Creemos que cuando las empresas comiencen a manejar cargas por estos esquemas alcanzaremos las metas propuestas”, apuntó Vidales.

Agregó que en estos momentos trabajan con el gobierno estadounidense para perfeccionar el programa que en un futuro se implementará en más puntos, incluso en vinculación con Canadá.

El presidente de la CAAAREM anotó que el Programa de Integración Tecnológica Aduanera, es muy relevante para las aduanas. “Trae ahorros, hace que las aduanas sean más competitivas y la carga se mueva más rápido. Esto nos va a ayudar a alcanzar el balance que buscamos, que es mayor facilidad con un control adecuado”.

La licitación para este programa fue ganada por IBM y Sixsigma Networks a principios del mes y el proyecto comenzará a funcionar a finales de este año.
Vidales espera que este proyecto dé resultados totales en tres o cuatro años, al tratarse de cambios en infraestructura que deben madurar para tener los alcances esperados.

“Donde hay personal actualmente, habrá arcos lectores a los cuales llegarán los camiones con su información en tarjetas para ser leídas de forma automática. El sistema tiene información de análisis de riesgo que determina si la carga se revisa o no. Esto volverá las revisiones más asertivas, en vez de la aleatoriedad que se tiene hoy en día”, finalizó.