Economía

Lobo de Wall Street ganará suficiente para pagar sus deudas este año

Jordan Belfort, cuya vida inspiró la cinta “El lobo de Wall Street”, espera ganar este año más de 100 millones de dólares tras una gira de 45 ciudades de pláticas motivacionales.
Bloomberg
20 mayo 2014 0:11 Última actualización 20 mayo 2014 5:0
Jordan Belfort, el Lobo de Wall Street, al dar una charla motivacional. (Tomada de su página de Facebook)

Jordan Belfort, el Lobo de Wall Street, al dar una charla motivacional. (Tomada de su página de Facebook)

Jordan Belfort, cuyo relato autobiográfico “El lobo de Wall Street” fue llevado al cine por Martin Scorsese, espera ganar este año más de lo que ganó como corredor de bolsa, lo cual le permitirá reembolsar a las víctimas de su fraude financiero.

“Este año ganaré más de lo que gané en mi mejor año como agente de bolsa”, dijo Belfort en una conferencia hoy en Dubai. “Mi objetivo es superar los 100 millones de dólares o sea que les pagaré a todos este año”.

Belfort, un orador motivacional, utilizará sus ganancias provenientes de una gira por 45 ciudades en los Estados Unidos para devolver 50 millones de dólares a inversores. Fue su parte de la multa, dijo.


Belfort, corredor de bolsa estadounidense, pasó 22 meses en la cárcel por lavado de dinero y fraude con títulos en los años noventa a raíz de que su Stratton Oakmont Inc., con sede en Long Island, estafó a los inversores en más de 200 millones de dólares. La historia fue contada el año pasado en un exitoso filme protagonizado por Leonardo DiCaprio.


“Después de seis meses poniendo toda la ganancia de la gira estadounidense en una cuenta de depósito en garantía, irá directamente a los inversores”, dijo Belfort. “Cuando todos hayan cobrado, créanme que me sentiré mucho mejor”.

La Comisión de Valores estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés) clausuró su empresa en 1998 y en 2003. Belfort fue condenado y sentenciado a cuatro años de prisión. Actualmente trabaja como orador motivacional para devolver 110.4 millones de dólares a un fondo de indemnización de víctimas, que según lo establecido por el gobierno, debe recibir la mitad de sus ingresos.

“Me volví codicioso”, dijo Belfort hoy. “La codicia no es buena. La ambición es buena, la pasión es buena. La pasión prospera. Mi objetivo es dar más de lo que recibo, esa es una forma sustentable de éxito”.