Economía

Lluvias llenan
presas de CFE
a niveles históricos

En esta temporada de lluvias, presas de estados como Chiapas
y Guerrero han registrado niveles de llenado de entre 60 y 70 por ciento, lo cual ha ayudado a revertir los efectos de la sequía del año pasado, que dejó a las presas en niveles menores al 30 por ciento.
Sergio Meana
23 julio 2014 0:26 Última actualización 23 julio 2014 5:0
 [La presa Peña del Águila se encuentra a un 109% y de la cual se derraman 80.4 metros cúbicos por segundo / Cuartoscuro]  

La temporada de lluvias ha ayudado a llenar los niveles de presas que generan electricidad. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Además de caos vial y molestia generalizada entre la ciudadanía, las fuertes lluvias que han azotado a nuestro país en las últimas semanas han permitido que algunas presas que generan electricidad alcancen niveles históricos en su capacidad de almacenamiento.

Un ejemplo es la presa la Angostura, en Chiapas, que recibió entre mayo y junio de este año los volúmenes de agua más altos de los últimos 62 años, de acuerdo con datos de la Comisión Federal de Electricidad.

Otra que se ha beneficiado es la presa Malpaso, también en Chiapas, que ya superó el 71 por ciento de capacidad antes de que inicie formalmente la temporada de lluvias, que es de agosto a octubre.


Al respecto, Jacobo Mekler, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Hidroeléctrica, comentó que el haber alcanzado esos niveles de llenado, como es también el caso de la presa Caracol, en Guerrero, con 66.4 por ciento, es positivo, luego de la sequía que se vivió el año pasado y que dejó a las presas en niveles menores al 30 por ciento.

“Durante todo el periodo de lluvias se llenan y luego se inicia el periodo de vaciarlas, cuando más se genera en septiembre, octubre y noviembre”, señaló en entrevista con EL FINANCIERO.

Dijo además que al haber alcanzado estos niveles en julio, seguramente llegarán a su máxima capacidad de almacenamiento en los siguientes meses, lo cual será benéfico para la CFE.

Cabe recordar que la energía que se genera con las hidroeléctricas es de las más baratas, puesto que no se requiere comprar ningún tipo de combustible y sólo se utiliza la caída del agua para mover las turbinas de generación.

VIGILANCIA PERMANENTE

De acuerdo con la CFE, estos niveles de agua representan también un riesgo de desbordamiento e inundaciones para poblados aledaños.
Por ello, la CFE y la Comisión Nacional del Agua se reúnen cada semana para monitorear el nivel
.
Esto ha permitido regular los excedentes de agua para proteger a las poblaciones ubicadas en Chiapas, Guerrero, Tabasco y Michoacán.