Economía

Ligó tasa líder del Cete 4 años a la baja... pero créditos no bajaron

01 febrero 2014 8:59 Última actualización 31 diciembre 2013 5:44

 [En la última subasta de 2013 el Certificado a 28 días tuvo un mínimo histórico de 3.16% / Bloomberg]


 
 
 
Antonio Sandoval
 
La tasa líder de los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) ligó cinco años de retrocesos; ayer se realizó la última subasta del año y el balance final indica que durante 2013 bajó tres cuartos de puntos porcentual, es decir, 0.75 por ciento.
 
En la última subasta la tasa de referencia registró un mínimo histórico de 3.16 por ciento.
 
Este referente inició su descenso en 2009, después de que pasó lo peor de la crisis subprime con origen en Estados Unidos y que impactó a todo el mundo; su mayor ajuste a la baja en esta racha de cinco años es precisamente en ese año cuando descendió 3.46 puntos porcentuales.
 
La pérdida reportada en este casi concluido 2013 es la segunda en importancia de la racha que ya cumple un lustro.
 
El ajuste de los réditos tuvo que ver con la postura del Banco de México (Banxico), al recortar su tasa de referencia en un punto porcentual durante el año que está por finalizar, con la intención de contribuir a la recuperación de la economía mexicana o impedir que la desaceleración del segundo semestre del año se profundizara.
 
En este sentido, la tasa líder siguió la ruta trazada por el Banco Central mexicano, acelerando sus descensos toda vez que en 2012 bajó 0.40 puntos, en 2011 disminuyó 0.14 unidades y en 2010 el recorte fue de sólo 0.06 puntos porcentuales.
 
Sin embargo, el descenso en dicho referente no impulsó una caída de los créditos (tasas activas) en 2013; los costos por préstamos en el sistema financiero mexicano se mantuvieron estables, según las cifras más actualizadas del Banco de México.
 
En promedio una tarjeta de crédito tiene un costo nominal de 33 por ciento, igual que en 2012; un préstamo para Pyme está entre 17 y 18 por ciento, nivel que prácticamente es idéntico al del año pasado; mientras que un financiamiento para automóvil se mantuvo en 24 por ciento, y el promedio de un crédito hipotecario de largo plazo (20 años) no se modificó respecto a 2012 para mantenerse en 11.5 por ciento nominal, sin variaciones relevantes respecto al año pasado.
 
El tema de las garantías y el riesgo que los bancos identificaron para sus carteras crediticias ante la posibilidad de que la desaceleración económica registrada a partir de junio las impactara, fueron algunos de los elementos que impidieron el descenso de las tasas activas.