Economía

Ley de EU modificaría cultura bancaria global

12 febrero 2014 4:42 Última actualización 11 junio 2013 19:47

[Bloomberg] 


Notimex
 

Panamá .- La ley impositiva de Estados Unidos que obligaría a las entidades financieras del mundo a reportar al fisco estadunidense, representará gastos inestimables y modificará la cultura bancaria global, afirmaron hoy expertos financieros.

"A partir de 2014 vamos a tener otra forma de hacer banca", comentó en rueda de prensa el especialista en temas de riesgo de la firma consultora Deloitte, Ramón Arosemena.
Durante la charla sobre la ley fiscal de Estados Unidos para cuentas en el extranjero (FACTA), otro experto de Deloitte, Domingo Latorraca, dijo que todo tipo de empresas financieras (desde bancos hasta casas de bolsa) deben acatar de manera "voluntaria" esa norma.

Las entidades financieras que acaten la legislación estadunidense deben inscribirse ante la autoridad fiscal de esa nación entre el 15 de julio y el 15 de octubre y reportar las cuentas de ciudadanos estadunidenses antes del 31 de diciembre de 2013.

Los expertos señalaron que aquellas empresas del sector financiero que rechacen someterse a la norma enfrentarán una retención del 30% de sus flujos de dinero provenientes de Estados Unidos.

Más aún las entidades que acepten el acuerdo deben cumplir con ciertos requisitos para impedir sanciones con la retención del 30%.

De acuerdo con los especialistas, los bancos panameños se están preparando para ejecutar los nuevos sistemas que utilizarán a partir de 2014 para identificar a sus clientes estadounidenses.

Latorraca señaló que las firmas financieras deberán modificar sus procesos, establecer nuevas plataformas tecnológicas y preparar a su personal especializado, pero sobre todo asumir los costos para poder cumplir con las exigencias estadunidenses.

Con esa legislación, Estados Unidos "pasa parte de sus responsabilidades a los demás", indicó Latorraca sobre la iniciativa de las autoridades tributarias estadunidenses destinada a asegurar el pago de impuestos de sus ciudadanos.

Arosemena señaló que evitar a clientes estadunidenses "no es una estrategia" correcta para enfrentar la legislación del país norteamericano.

Pero también, Latorraca señaló que la norma de Estados Unidos puede ser un disuasivo para que los ciudadanos estadunidenses eviten la evasión fiscal.