Economía
entrevista
Fluvio Ruiz Alarcón, Miembro del Consejo de Administración de Pemex

Legisladores deben cuidar leyes secundarias de reforma energética

Fluvio Ruiz pugna por la transparencia en la nueva etapa
en que ha ingresado Pemex, al enfrentar competencia por parte de inversionistas privados, donde señala que lo mejor es conocer los términos de los contratos que firmarán las dos partespara que todo quede claro.
Sergio Meana
07 abril 2014 22:16 Última actualización 08 abril 2014 5:0
Fluvio

Fluvio Ortiz, miembro del Consejo de Administración de Pemex./(Eladio Ortiz)

CIUDAD DE MÉXICO.- Fluvio Ruiz Alarcón es uno de los cuatro consejeros profesionales que forman parte del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos (Pemex).

En entrevista con EL FINANCIERO, habló de los cuidados que deben tener los legisladores en la creación de las leyes secundarias para evitar que se den otros casos como el de Oceanografía en el que la paraestatal está directamente involucrada.

__¿Qué se puede hacer para que no vuelvan a suceder situaciones como las de Oceanografía?
__Evidentemente aquí la gran preocupación va ser que la reforma pues no se haga de manera precipitada es decir, la legislación secundaria relacionada con la reforma, sino que va a tener que haber mucho cuidado en todo lo que van a ser las facultades y sobretodo las capacidades en cuanto a los recursos humanos y técnicos de los diferentes órganos reguladores y eventualmente de las instituciones del Estado que vayan a administrar las licencias que ahora ya se podrán dar.

El caso Oceanografía y sobre todo la repercusión que ha tenido y que pareciera ser mucho más grande, y la relación Oceanografía-Banamex nos muestra la complejidad del sector y de cómo los actores no solamente están involucrados propiamente en el sector, sino que hay una interacción muy compleja que toca diferentes terrenos de la vida económica, y creo que si algo se debe sacar de este hecho es la necesidad de ser muy prudente y muy cuidadoso a la hora de hacer la legislación secundaria.

__¿De quién sería la responsabilidad de cuidar estos contratos?
__Son diferentes facetas, en las cosas que son contratos de servicios con Pemex pues es responsabilidad de la empresa cuidar el adecuado proceso y el desenvolvimiento de nuestra información, pues no vamos a avanzar mucho o se va a avanzar con mayor complicación, como en todos los ámbitos, en la esfera de lo público es tan importante como el diseño jurídico, como el diseño institucional, lo es la voluntad política que haya para que esto se haga efectivo.

__¿Cómo afectaría que los mexicanos podamos ver directamente los contratos entre Pemex y las empresas privadas, así como entre privados y el Estado?
__Yo siempre he sido partidario de la mayor transparencia posible. Yo he sostenido que la verdad es que es muy poca la información que tiene que ver con ventajas industriales, con ciertas condiciones económicas la que puede considerarse confidencial, pero por supuesto que la gente tiene todo el derecho del mundo a conocer la forma en que opera su empresa, la principal de este País.

Yo creo que ese va ser un gran tema, pero no solamente de que en las leyes que se hayan estipulado, también se trata de que haya una voluntad de parte del Estado y en este caso estoy seguro que la hay de parte de las autoridades de Petróleos Mexicanos para hacer efectiva esta transparencia porque si vamos a estar con muchas entidades que siempre tratan de hacer una disputa legal con el IFAI, por ejemplo, por nuestra información pues no vamos avanzar mucho o se va avanzar con mayor complicación, como en todos los ámbitos en la esfera de lo público tan importante como el diseño jurídico, como el diseño institucional es la voluntad política que haya para que esto se haga para que esto se haga efectivo.

__¿Podrán poner alguna objeción las empresas privadas?
__Independientemente de la objeción que puedan tener, tendrán que acatarla y yo creo que incluso en términos de una sana competencia está en el propio interés de las empresas el que esta información sea clara y transparente.

Hay que seguir con cuidado el desenvolvimiento e insisto que la gran lección es que no se pueden hacer reformas legales de manera precipitada, sino que el Congreso tiene que tomarse el tiempo para que con toda prudencia y con todo cuidado se tenga el mejor diseño posible del marco jurídico en esta nueva realidad institucional en la que nos colocó la reforma de 2013.

Va a tener que haber mucho cuidado
en todo lo que van a ser las facultades
y sobretodo las capacidades de los órganos reguladores