Economía

La UE ya tiene un plan para la negociación por Brexit

Con el acuerdo, líderes de la Unión Europea buscan cerrar las puertas a un acuerdo que favorezca a Gran Bretaña y que anime a otros países a abandonar el bloque económico.
Reuetrs
15 diciembre 2016 21:0 Última actualización 15 diciembre 2016 21:17
Brexit

(Bloomberg)

BRUSELAS.- Los líderes de la Unión Europea acordaron el jueves su plan para las negociaciones del Brexit, comprometiéndose a actuar rápidamente y a permanecer juntos para garantizar que Reino Unido no pueda escoger a su gusto un acuerdo favorable que pueda inspirar a otros a abandonar el bloque.

La primera ministra británica, Theresa May, dejó el lugar antes de que los otros 27 líderes se reunieran brevemente para formalizar su plan sobre cómo enfrentar las negociaciones por el Brexit.

Antes de regresar a sus países, diplomáticos dijeron que May garantizó a sus pares europeos que lanzaría el proceso de dos años antes de fines de marzo, sin importar la decisión de los jueces de una corte constitucional de Londres que algunos afirman que podría poner en riesgo su cronograma.


"Es correcto que los otros líderes se preparen para esas negociaciones como nosotros nos hemos estado preparando", dijo May a periodistas.

Los 27 países emitieron un comunicado en el que afirmaron estar "decididos a ver que la Unión tenga éxito" y estar preparados para negociar rápido para "frenar las incertidumbres" generadas por la posibilidad del Brexit.

No obstante, "cualquier acuerdo tendrá que basarse en un equilibrio de derechos y obligaciones", insistieron, rechazando los intentos de Reino Unido por permanecer en el mercado único de la UE si no acepta la libre inmigración desde el continente, una de cuatro libertades clave de la Unión Europea que los votantes británicos rechazaron en un referéndum de junio.

Después de meses en los que los miembros del bloque se burlaron de las divisiones al interior del Gobierno de May sobre el tipo de acuerdo que Reino Unido debería buscar, sus llamados a que otros inicien sus preparativos sonaron un poco irónicos. Bruselas, sin embargo, vio tambalear su fachada de unidad cuando el Parlamento Europeo se quejó de que los líderes del bloque lo estaban excluyendo del proceso.

Después de advertencias de legisladores de alto rango sobre que el parlamento podría abstenerse de aprobar cualquier acuerdo final si no era incluido durante todo el proceso de negociación, los líderes nacionales dijeron que podrían asistir a las reuniones preparativas.