Economía
entrevista
José-Oriol Bosch Par, director general del Mercado Mexicano de Derivados (MexDer)

“La regulación ha ayudado a mejorar la transparencia de los derivados”

Aunque el mercado de derivados en México ha registrado una evolución importante en los últimos años, José-Oriol Bosch Par afirmó que aún hay un círculo vicioso, formado por la baja liquidez y la baja participación, que aún no se ha podido romper.
Clara Zepeda
11 junio 2015 0:1 Última actualización 11 junio 2015 5:5
Bosch Par

El mercado de derivados en México aún tiene círculos viciosos que no ha podido romper, señaló Bosch Par. (Eladio Ortiz)

Dado que la alianza entre la Bolsa Mexicana de Derivados y el Chicago Mercantil Exchange (CME), lider mundial de derivados, no se ha “aprovechado lo suficiente”, las autoridades de ambos mercados se pondrán a la tarea de eliminar el círculo vicioso del que adolece el mercado nacional: baja liquidez y pocos participantes.

A cinco años del anuncio de su alianza estratégica, el 8 de marzo de 2010, que incluye un acuerdo de ruteo de órdenes para productos derivados entre ambos mercados, la compra de 1.9 por ciento del capital de la Bolsa y el derecho a tener un miembro en el Consejo de Administración de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), “la implementación de esta estrategia ha sido muy lenta y la estamos revisando con ellos (Chicago)”, reveló José-Oriol Bosch Par.

En entrevista con El Financiero, el director general del Mercado Mexicano de Derivados (MexDer) sostiene que aunque este mercado registra una evolución muy importante en los últimos años y ya hay un conocimiento más amplio de los derivados, todavía hay un círculo vicioso que no se ha podido romper, “en donde MexDer todavía no tiene en algunos productos la liquidez, más bien es baja (la liquidez), y el cliente o el inversionista no participa porque la liquidez es baja”.

En el futuro, los planes del MexDer están encaminados en “aprovechar la ola de volatilidad en las tasas de interés, en la antesala del incremento de las tasas de referencia en Estados Unidos y México; contar con productos de cobertura del sector energético y vamos a tener una Bolsa de Commodities, que aunque va a tomar su tiempo, hacia allá vamos”.

___ Tras la crisis financiera internacional, ¿cómo está la reputación de los mercados de derivados?
___ El uso de los derivados es muy bueno. La regulación ha ayudado a mejorar su transparencia y confianza entre el público inversionista. Lo acabamos de ver con el gobierno federal, haciendo uso de los derivados, en un programa de cobertura petrolera, la cual ayudó a que el recorte que acabaron haciendo no fuera más grande y yo creo que eso fue benéfico para la economía y para las finanzas públicas.

Los vemos también en la banca comercial, quién usa los derivados para todo lo que tiene que ver con todos los créditos que otorga y gracias a eso hoy hay créditos, por ejemplo, hipotecarios que tiene acceso la gente, que hace unos años era impensable tener un crédito hipotecario a tasa fija. Y probablemente atrás haya un derivado también.
Hoy en día tenemos mercados donde estamos viendo volatilidad, por ejemplo, en el mercado de tasas de interés y finalmente el MexDer es un mercado que te da la opción de poder cubrir una posición, como si fuera un seguro.

___ ¿Cómo ha ayudado la regulación en derivados a nivel nacional e internacional?
___ Lo que está haciendo la regulación es que cada vez sea más transparente el mercado de derivados, lo que le va dar seguridad a los inversionistas y eso favorece los mercados formales sobre los over the counter (OTC).

La regulación no te prohíbe los mercados OTC, lo que hace es resaltar los beneficios de operar en mercados listados y esa es la transparencia y dentro de eso también se tienen los costos de capital.

Hoy en día si quieres operar en un mercado OTC te va a salir más caro, como es menos transparente implica más riesgos para los participantes y entonces vas a tener que poner más capital que sí operas en un mercado formal.

Y en un mercado formal, en el caso de MexDer, toda la operación que se tiene ahí es una operación más electrónica que en un OTC, es una operación que se pasa por una cámara, a través de Asigna, es un flujo muy materializado.

___¿Cómo enfrentar la competencia mundial y de los OTC?
___En el MexDer tenemos valores locales que están funcionando bien, como el contrato del futuro del IPC, pero todavía creemos que tiene un potencial grande, lo mismo para el futuro peso dólar, esos también tienen una operación relativamente buena, cercana a un billón de dólares.

El costo de cada contrato del futuro del IPC, el precio es de aproximadamente 450 mil pesos, que es un precio alto para que una persona física pueda comprar un contrato, dos o tres.

Por ello se creó el mini IPC, el costo es de una quinta parte, de 90 mil pesos aproximadamente, entonces tenemos que ir reinventándonos y aprovechando la flexibilidad que tenemos para poder satisfacer todas las necesidades de los clientes.

Vamos a tener que hacer unos ajustes en nuestras estructuras de costos para que realmente la operación pueda fluir, finalmente es un tema de economías de escala, entonces en la medida que haya más operación podremos ser más competitivos en temas de costos y podremos reducirlos.

___ ¿Cómo ha funcionado la alianza con el CME?
___ Se firmó un acuerdo con el mejor socio que se pudo haber tenido, sobretodo para el caso de derivados. Sin embargo, todavía no se ha aprovechado lo suficiente ya que la implementación ha sido lenta; la estamos revisando con ellos.

En el caso de México ha sido difícil, si el MexDer no ha sido muy exitoso en los últimos años el que la estrategia con el CME fuera exitosa también sería difícil. Tenemos que trabajar en los dos frentes, trabajar en la parte local, en el MexDer pero también trabajar con el CME y hay productos para los clientes locales que pueden ser interesantes operar de aquí para allá y de allá para acá.

Tenemos que romper ese círculo para que haya más liquidez y la liquidez va a traer liquidez.

La alianza sigue vigente, no la estamos cuestionando. Estamos trabajando con ellos; están bastante optimistas, ven a México como estaban ellos hace muchísimos años, y por el momento actual de México. Lo ven como un mercado con volúmenes de operación bajos, pero lo ven con un mercado con un potencial enorme.

___ ¿Qué oportunidades ven en el corto plazo?
___ Hoy en día tenemos escenarios de volatilidad en tasas de interés, vistos en los títulos de plazo, hemos visto incremento de 100 puntos base. Tenemos políticas monetarias que van a cambiar, todos sabemos que en algún momento va a haber algún cambio, tanto en EU y México, y ahí sí ves el mercado de futuros de MexDer es una cobertura.
Los tenedores de esas posiciones de tasas de interés, de títulos de deuda, tienen que saber que ahí hay una posibilidad de cubrir sus posiciones de riesgo a través de ese seguro, que sería el MexDer.

En el mercado de MBonos hay dos vencimientos que ya están dándose de alta, que son los contratos más líquidos: el vencimiento de 2024 y el de 2042; pero ahora estamos buscando dar de alta el vencimiento de 2018 y el 2031 para que haya más opciones para cubrirse. Con ello, no pensamos que haya necesidad de listar más productos.

Con la volatilidad se puede bajar el volumen de un mercado de contado, pero se puede incrementar en derivados, cuando se tiene volatilidad, se tiene la necesidad de tener un seguro, una cobertura.

___¿Está descartada una bolsa de commodities en México?
___En México vamos a tener una bolsa de commodities, pero tomara tiempo para que suceda. Por lo pronto, estamos enfocados, tanto para MexDer como para la parte bursátil, en productos para financiar al sector energético, sobretodo infraestructura de la industria.

“Si quieres operar en un mercado OTC te va a salir más caro, como es menos transparente implica más riesgos para los participantes”“Los tenedores de esas posiciones de tasas de interés, de títulos de deuda, tienen que saber que ahí hay una posibilidad de cubrir sus posiciones de riesgo a través de ese seguro”