Economía

La próxima recesión de EU está en manos de Janet Yellen, según la historia

Los ajustes de las tasas de interés de corto plazo precedieron al menos 28 de las 33 recesiones registradas en Estados Unidos desde 1850, de acuerdo con una revisión de MKM Partners.
Bloomberg
14 enero 2015 11:57 Última actualización 14 enero 2015 12:55
Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de EU (Reuters/Archivo)

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos. [NYT Service/Archivo]

Hubo 33 recesiones en Estados Unidos desde fines de la década de 1850 y todas menos cinco siguieron a aumentos de las tasas de interés de corto plazo. Después de la creación de la Reserva Federal en 1913, sólo la caída de 1945 en medio de la desmovilización de II Guerra Mundial se produjo sin un ajuste anterior de la política monetaria.

La lección que saca Michael Darda de MKM Partners de su revisión de la historia es que esta expansión estadounidense seguirá en marcha hasta que la presidenta de la Fed Janet Yellen y sus colegas ajusten demasiado la política monetaria.

Ninguna caída en China, deflación en Europa o crisis geopolítica en Rusia va a hacer descarrillar la economía más grande del mundo en opinión de Darda. Como la Fed todavía no ha subido su tasa de interés de referencia por primera vez desde 2006, Darda apuesta a que el crecimiento que comenzó en 2009 no terminará antes de 2017.


Los analistas de la Unidad de Inteligencia Económica sostienen que incluso se mantendrá hasta fines de 2018, con lo que su duración duplicará el promedio de posguerra y se equiparará al período récord de la década de 1990, aunque a un ritmo mucho más débil.

“Una de las razones por las que no nos preocupa que las influencias externas pongan fin al ciclo económico de los Estados Unidos es que, en casi todas las oportunidades, los ciclos económicos de los Estados Unidos sólo terminaron cuando la Fed ajustó lo suficiente para que así fuera”, señaló Darda, economista jefe y estratega de mercado de MKM en Nueva York.

INDICADOR DE RECESIÓN

En total, el 85 por ciento de las recesiones de los últimos 158 años estuvo asociado con el hecho de que las tasas de interés de corto plazo aumentaran más que las de largo plazo, generando lo que se conoce como inversión de la curva de rendimientos, explicó.

Por ahora, eso no parece probable aun cuando la curva de rendimientos últimamente se acható por la caída del precio del petróleo y de las expectativas de inflación. El papel de la curva de rendimientos como indicador de recesión también es debatible cuando las tasas de interés de referencia están tan bajas.

Sin embargo, otras luces indicadoras de recesión tampoco están titilando, según Darda. El ratio de ganancias empresariales a rendimiento de los bonos tiende a llegar a un pico máximo dos años antes de un ciclo económico, el crecimiento de la oferta monetaria en sentido estricto habitualmente se vuelve negativo un año antes y los mercados de crédito a menudo se debilitan en los últimos seis meses de expansión. La confianza de los consumidores y las solicitudes de subsidio por desempleo se reducen a medida que la economía cae en recesión.

“Todos estos indicadores parecen saludables en este momento”, agregó. “El ciclo durará por lo menos unos años más y quizá más aún dependiendo del tiempo que tarden en bajar los parámetros clave de infrautilización de los factores de producción, empleo y capital”.