Economía

La llegada de septiembre inquieta a los mercados

10 febrero 2014 4:52 Última actualización 19 agosto 2013 5:22

[La Fed está a punto de entrar en el proceso de nominación de su próximo presidente.  / Bloomberg]


 

Clara Zepeda Hurtado
 
 
A dos semanas de que concluya el octavo mes del año, los agentes económicos en el mundo ya comienzan a inquietarse ante la llegada de septiembre, cuyo calendario de eventos económicos y políticos intensificará la adrenalina.
 
 

Del lado de política monetaria, se tendrán varias reuniones de los principales bancos centrales, de las que destaca la de la Reserva Federal (Fed) de EU, que en septiembre comenzaría a moderar el programa de relajación cuantitativa (QE3); además de que el proceso de nominación del próximo presidente del banco central estadounidense iniciará en cualquier momento.
 
 

“La evidencia de mayor dinamismo de la actividad estadounidense en este segundo semestre se sigue acumulando, inclinando la balanza a que la Fed efectivamente iniciará con la disminución en el monto del programa de activos en septiembre”, describe Delia Paredes, directora ejecutiva de Análisis y Estrategia de Banorte-Ixe.
 
 

Del lado político, la atención se centrará en Alemania por las elecciones en septiembre, y en Estados Unidos por el presupuesto y el techo de endeudamiento.
 
 

Alemania es la economía más grande de la eurozona y la quinta a nivel mundial, por lo que es relevante que el próximo 22 de septiembre se celebrarán elecciones, en las cuales la actual canciller, Angela Merkel, buscará reelegirse por tercer periodo consecutivo.
 
 

En la mayoría de las encuestas, la coalición liderada por Merkel (CDU-CSU) lleva la ventaja. “El papel que ha jugado en los rescates a los países de la periferia del euro ha sido importante dada su posición económica y política. Los rescates se han llevado a cabo mediante la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, la Troika, con dinero de los contribuyentes, y siendo Alemania el país con un mayor peso en el PIB de la región, su opinión sobre el destino de los recursos es determinante”, precisó Janneth Quiroz, subdirectora de Estrategia Económica de Ve por Más.
 
 
Una probable victoria de Merkel se reflejará en una continuidad de las negociaciones hacia una política fiscal saludable en la región, que en el mediano plazo redundará en mejores fundamentales macroeconómicos. Los mercados comienzan a perfilar su atención en los eventos que podrían descarrilar el buen momento que está viviendo la economía de Estados Unidos en las próximas semanas en Washington, cuando la Casa Blanca y el Congreso tengan que verse, nuevamente, las caras por el asunto fiscal.
 
 

Tal como ocurrió a fines de 2012 e inicios de este año, los políticos deberán discutir diversos temas relacionados con el presupuesto, siendo los más apremiantes el del llamado “secuestro”, que hace referencia a los recortes por 85 mil millones de dólares que comenzaron a regir el 1 de marzo, y el erario del año fiscal 2014.
 
 

De acuerdo con Omar Taboada, director de Análisis Accival, los expertos en política prevén que la próxima negociación del presupuesto estadounidense seguirá un patrón similar al observado en años recientes.
 
 
Su escenario base considera que las discusiones retóricas y acaloradas continuarán, pero que se alcanzará una resolución de último minuto antes de la fecha límite del 1 de octubre, la cual probablemente incluirá un paquete presupuestario minimalista de la forma de “resolución continua”.
 
 
“Se espera que el techo de endeudamiento se sobrepase entre mediados de octubre y mediados de noviembre, por lo que se estima que el Congreso manejará estos temas por separado”, mencionó Taboada.