Economía

La guerra de los bloques toma fuerza en el mundo

Países ubicados en la misma región, se unen en materia económica y comercial para competir por los consumidores; en el caso de Norteamérica, su mayor comercio es con Asia y Europa.
Dainzú Patiño
27 marzo 2014 23:39 Última actualización 28 marzo 2014 5:0
TLCAN

Estados Unidos, México y Canadá, bloque comercial./(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego de la reunión de la Cumbre de Líderes de América del Norte celebrada en Toluca en febrero, las autoridades de México y Estados Unidos comenzaron a efectuar acciones orientadas a cumplir los acuerdos pactados.

Un mes después de la Cumbre, el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson, visitó México con un objetivo: firmar el Plan Estratégico Aduanero Bilateral, mismo que fue efectivo al día siguiente con operaciones en aduanas de ambos países.

La intención en los próximos años es clara: hacer más fuerte a la región agilizando los procesos para el intercambio comercial, señaló Johnson en un foro organizado por el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología.

Enrique Zavala, vicepresidente de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM), explicó a este respecto que “en el comercio internacional la homologación de procesos en aduanas, es uno de los pasos más importantes para la integración regional”.

NO HAY COINCIDENCIAS

La firma del Plan Estratégico no es coincidencia. “Como parte de la globalización y la firma de más tratados comerciales alrededor del planeta, la lucha de los mercados ya no es por países; es por bloques comerciales, mismos que se establecen por regiones”, dijo María Tapia, oficial senior de mercados financieros del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En este sentido, los países del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) tienen ventajas. “Se tiene certeza de que los productos hechos en México pueden venderse en economías desarrolladas. Se ha trabajado a lo largo de 20 años en la transferencia de conocimiento tecnológico entre Estados Unidos, Canadá y México”, señaló Tapia.

Con base en cifras de la Organización Mundial de Comercio (OMC), en 2012, el valor de las exportaciones de la región norteamericana llegó a 2.37 billones de dólares, que representó 13 por ciento de las exportaciones mundiales. Gran parte del envío de las mercancías ocurre entre los miembros de la misma región, absorbiendo 48 por ciento.

Las exportaciones de Norteamérica a Asia representan 20 por ciento, a Europa 16 por ciento, a Centro y Sudamérica 9 por ciento. La mayoría de los envíos de Norteamérica son productos manufacturados al representar 66 por ciento del total; los combustibles y minerales concentran 16.9 por ciento, y los productos agrícolas 10.8 por ciento.

“La clase de productos que se manejan en la región del TLCAN, reflejan la integración de las cadenas de suministro para la fabricación de productos terminados”, explicó Manuel Valencia, director de la licenciatura en Negocios Internacionales del Tec de Monterrey.

Esto representa puntos a favor para la región ante el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), conformado por los países del TLCAN, más Brunéi, Nueva Zelanda, Chile, Singapur, Australia, Perú, Vietnam, Malasia y Japón.

“Es el primer gran bloque que vence fronteras oceánicas”
y obedece a las megatendencias en comercio exterior”, determinó.

TITANES

México participa en las negociaciones del TPP desde junio de 2012.
A partir de 2006 son miembros Brunéi, Nueva Zelanda, Chile y Singapur. En 2008 Estados Unidos, Australia, Perú y Vietnam se unieron a las negociaciones; en 2010 Malasia; Canadá en 2012 y Japón en 2013.

“Las batallas van a ser regionales, esa es la razón de fondo del TPP y es positivo que México se sume a la iniciativa”, comentó Valencia. El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, estimó que las negociaciones se cerrarán este año.

Al concluir la Cumbre de Líderes, uno de los puntos acordados fue acelerar el proceso para concluir las negociaciones del TPP lo más pronto posible, con el fin de promover una mayor liberalización en la región Asia-Pacífico.

Así como se prepara la región norteamericana ante el TPP, en Asia, los miembros de la organización regional conformada en 1967 y denominada Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) se alistan para la Asociación Regional Económica Integral (RCEP), explicó John Ravenhill, director de la Escuela de Relaciones Internacionales de Balsillie.

Se espera que las negociaciones de la Asociación Regional Económica Integral culminen en 2015. De signarse este tratado de libre comercio, “hablaríamos de un acuerdo entre 16 países, mismos que concentran a 3 mil 400 millones de habitantes”. Algunos de los países contemplados son: Japón, China, la India, Corea y Nueva Zelanda”, detalló Ravenhill.

“Gran parte del éxito que ha tenido China es gracias a la integración comercial que se vive en Asia, especialmente entre los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático donde participan naciones como Vietnam, Malasia y Filipinas”, dijo.

PREPARAN ARMAS

Si bien México se encuentra principalmente integrado con los países de Norteamérica, con los del sur se prepara a través de la Alianza del Pacífico, donde participan Perú, Colombia y Chile, además que Panamá y Costa Rica trabajan para integrarse, dijo Manuel Serrón, socio de PwC.

“Esta alianza representa una fuerte competencia para los miembros del Mercosur, mismos que han perdido competitividad por sus barreras arancelarias”.

Datos de 2012 del Banco Mundial señalan que en conjunto, los miembros de la Alianza se colocaron como la octava economía a nivel mundial y la séptima potencia exportadora.

Luego de la firma en febrero del Protocolo Adicional al Acuerdo Marco para la desgravación de 92 por ciento de los aranceles de los productos que se intercambian entre los países, se espera que se tripliquen las exportaciones de México a esas naciones el próximo año, explicó Francisco de Rosenzweig, subsecretario de Comercio Exterior.

La Alianza busca fortalecer las cadenas de suministro para la fabricación de productos, y exportar a Asia, principalmente a China, aprovechando los tratados que Perú y Chile tiene con este país, detalló.

Participar activamente en dos bloques, y concurrir en las negociaciones del TPP, representa oportunidades para diversificar nuestros mercados y la atracción de Inversión Extranjera Directa.

En este sentido la vocación como país manufacturero es una ventaja, pues los países destinan sus inversiones según la especialidad de cada país, concluyó Valencia.