Economía

La experiencia de un emprendedor, contada
en primera persona

Carlos Langner es director del proyecto turístico "México Destinos" y afirma que el crowdfunding es una herramienta diseñada para aquellos que no cuentan con suficiente capital, pero advierte que los resultados de invertir no se dan en corto plazo.
Darinka Rodríguez
23 abril 2014 23:42 Última actualización 24 abril 2014 5:0
mexicodestinos

"México Destinos" proyecto de Carlos Langner.(Tomado de @MexicoDestinos)

CIUDAD DE MÉXICO.- Carlos Langner, director de México Destinos, proyecto de turismo que participa en la plataforma de Crowdfunding Equity llamada Crowdfunder, compartió su experiencia:

“Pensamos que podría ser interesante esta vía, para no entrar en problemas de tener que ser fondeados de mil en mil pesos, sino tratando de conectar con inversionistas calificados en una pasarela de inversión.

Cualquier oportunidad de calificar para una buena inversión, nos convenía, y una ayuda importante fue la apertura a nivel internacional por medio de esta plataforma; hubo varios interesados en Estados Unidos y en México. Pero, el inconveniente que encontramos es que no eran inversionistas sofisticados que cuadraran con nuestra estrategia.

El crowdfunding es una buena estrategia para empresas que no cuentan con capital externo, pero es mejor en etapas tempranas. Muchos de los inversionistas sólo quieren probar y esperan retornos muy rápidos, por lo que en ocasiones es difícil cerrar una ronda de inversión.

Crowdfunder nos ha servido para contactar inversionistas, pero es importante conocer el perfil que éstos tienen, según la industria de la de que se trate. Quienes tienen más conocimiento, tendrán participación con esquemas de Equity.

Nosotros aún estamos platicando sobre los términos de la inversión; la evaluación, pues hemos crecido a tasas de 20 por ciento en los últimos meses. Este esquema necesita tiempo y tener muy actualizados los perfiles en las plataformas.

Conozco gente que ha encontrado perfiles en Angel List, con buenos resultados para levantar capital, pero creo que a los proyectos más avanzados de tecnología les cuesta más trabajo, por la rentabilidad que se podría obtener, más allá de adquirir un producto físico”.