Economía

La deuda de Portugal vuelve a estar de moda 

Debido a que Portugal fue el país más afectado por la incertidumbre que generó Grecia, su rescate beneficiará a la nación lusa, la cual ha disipado el temor de los inversores de ser
el siguiente país en la fila de salida del euro, señalan expertos.
Bloomberg
14 julio 2015 20:11 Última actualización 14 julio 2015 20:15
Etiquetas
Bandera Portugal

Portugal será el más beneficiado con el rescate de Grecia, afirman especialistas.(Bloomberg)

Los bonos del gobierno portugués otra vez están de moda.

Como Grecia ha sido llevada a cumplir un plan para permanecer en el euro, se ha disipado el temor de los inversores de que Portugal sea el siguiente en la fila de salida de la moneda común. Esa postura cobró fuerza en tanto cada vez más se considera que la nación ibérica tiene un riesgo relativamente bajo de sufrir agitación política. Al mismo tiempo, sus bonos estarán sostenidos por las compras del Banco Central Europeo.

“Portugal es el que más se beneficiará con el rescate griego en comparación con otros países periféricos como España porque es el que más sufrió con la incertidumbre que generó Grecia”, dice Chiara Cremonesi, estratega de renta fija de UniCredit Bank AG en Londres. “De modo que el margen para un alza es comparativamente más grande que para Italia y España”.

En la última semana, los títulos portugueses encabezaron el alza de los mercados de bonos entre los países del sur de Europa mientras Grecia y sus acreedores batallaban en las conversaciones más intensas de los seis meses que llevan las negociaciones. El parlamento griego tiene previsto votar la aceptación o el rechazo del plan de rescate el miércoles.


Después de perder más que sus pares en los últimos tres meses, la deuda que vendió el Estado portugués el lunes superó el promedio de la zona euro en la carrera del desempeño. Perdió 5,1 por ciento en ese período frente a una caída promedio de 5,4 por ciento, muestran los datos de los Índices Bloomberg World Bond.

Los bonos del país a diez años mantuvieron un alza de cinco días el martes. Pese al aumento, aún rinden alrededor de 2,79 por ciento, el porcentaje más alto del bloque monetario después de Grecia. Muchos gerentes de cartera no pueden comprar los bonos porque todavía están calificados como basura por las tres principales agencias de calificación.

OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN
Portugal fue el país predilecto por última vez en los tres meses anteriores al comienzo del programa de flexibilización cuantitativa del BCE en marzo. Lideró el alza de la deuda de la zona euro en ese lapso, en tanto los rendimientos a diez años cayeron más de 100 puntos básicos o 1 punto porcentual.

Portugal no enfrenta ninguna amenaza concreta de partidos antiausteridad en las elecciones de los próximos meses. España no puede decir lo mismo: las elecciones del 24 de mayo llevaron al poder a coaliciones nuevas apoyadas por el partido antiausteridad Podemos en los ayuntamientos de Madrid y Barcelona, las ciudades españolas con mayor número de habitantes.

Si bien ambos países se benefician con las compras de deuda del programa de flexibilización cuantitativa del BCE, que contribuye a mantener bajas las tasas de interés, la diferencia de rendimiento augura una oportunidad de inversión.

Los inversores exigen alrededor de 67 puntos básicos más por los bonos portugueses a diez años que por sus pares españoles, en comparación con el mínimo de un año de 38 puntos básicos en abril.

Y el BCE aún no ha utilizado otra de sus herramientas para salvaguardar sus políticas y sostener la deuda de la zona euro, las llamadas Transacciones Monetarias Directas.