Economía

La deforestación por el campo ya caló en el gobierno

Sagarpa firmó un convencio a través del cual buscará no otorgar de recursos ni créditos para proyectos agropecuarios en zonas forestales.
Valente Villamil
04 diciembre 2016 11:31 Última actualización 04 diciembre 2016 13:47
Deforestación en Amazonia (NYT)

Deforestación en Amazonia (NYT)

La pérdida de bosques y selvas a causa de las actividades agropecuarias ya tocó fibras en el gobierno federal.

Y para reducir la deforestación causada por el sector primario la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) firmó un convenio con la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) con la que se buscará que la Sagarpa no de recursos ni créditos para proyectos agropecuarios en zonas forestales.

“Hemos platicado con instituciones crediticias como Fira y Financiera Nacional para que la banca de desarrollo se sume a estas tareas en el sentido que no se otorguen incentivos económicos o créditos a algún proyecto específico que tenga por objetivo la plantación o el traslado de tierras forestales a tierras agrícolas”, dijo el titular de la Sagarpa, José Calzada Rovirosa, durante la firma del convenio.


El evento se realiza en el marco de la Convención de Naciones Unidas sobre Biodiversidad (COP13), que se lleva a cabo en Cancún.

Concretamente, con la firma del convenio la Comisión Nacional Forestal (Conafor) deberá dar su beneplácito a cualquier incentivo, subsidio o crédito que la Sagarpa otorgue y que pueda implicar el cambio de zonas forestales a agrícolas.

Además, agregó Calzada, se buscará que dependencias federales como el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) no otorguen certificaciones a productores que siembren en zonas forestales.

La iniciativa surge luego de críticas de organizaciones ambientalistas que han denunciado altos índices de deforestación en estados como Michoacán, donde se pierden unas 7 mil hectáreas de bosques a causa de la agricultura, según Profepa del estado, y Chiapas, donde la palma de aceite le ha ganado terreno a sus bosques y selvas.

En los últimos 10 años, la superficie sembrada sólo de aguacate en el estado de Michoacán creció 48.6 por ciento al pasar de 94 mil 714 hectáreas al 30 de septiembre del 2006 a 147 mil 720 hectáreas el mes pasado, de acuerdo con el Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

Para el titular de la Semarnat, Rafael Pacchiano Alamán, el convenio no tiene precedentes en México.

“Este anuncio es un parteaguas en la historia de nuestro país. Tradicionalmente había un conflicto en las zonas forestales porque los pagos por servicios ambientales y la cantidad que pagaba la Conafor era muy inferior a los subsidios que pagaba la SAGARPA”, dijo Pacchiano.