Economía

La cobertura del Programa de Productividad, lejos de su meta

10 febrero 2014 4:48 Última actualización 29 julio 2013 5:8

[Cuartoscuro]


 
 
Zenyazen Flores
 
 
El Programa de Apoyo para la Productividad (PAP) busca ser 'emblemático' dentro de la estrategia del gobierno de Enrique Peña Nieto para elevar la productividad laboral; sin embargo, registra una cobertura lejana de los objetivos de población potencial y ha sufrido recortes a su presupuesto, en más de tres años.
 
 
Cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) proporcionadas a El Financiero, indican que el PAP ha apoyado a 211,800 trabajadores y 3,000 empresas desde su creación a la fecha, quienes en su mayoría recibieron 'cursos genéricos de sensibilización' sobre cómo mejorar la productividad en las empresas y de los trabajadores.
 

No obstante, esa cifra representa apenas el 2.8% de los 7.7 millones de trabajadores que el PAP se planteó como población potencial a beneficiar, cuando comenzó a operar en 2009 en la administración de Felipe Calderón, como resultado de la firma del Acuerdo Nacional para la Productividad Laboral.
 
 
Incluso, el número de trabajadores beneficiados por el PAP queda minimizado si se considera que existen 16 millones de trabajadores formales y más de 800,000 empresas registradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y que son potenciales para recibir los cursos de sensibilización titulados 'El valor del trabajo'.
 
 
Los padrones del PAP depositados en la STPS muestran que sólo en su primer año de operación (2009) consiguió que 31 estados, con excepción de Aguascalientes, solicitaran los apoyos del programa.
 
 

Pero en los años siguientes, la mayoría de los estados se desapartaron del PAP, sólo las empresas del Distrito Federal y de los estados de México, Chihuahua y Querétaro, principalmente, son las que continuaron con la solicitud de los subsidios.
 
 

En ese contexto, sobresale que en el 2010 se apegaron al programa únicamente trabajadores y empresas del Distrito Federal.
 
 

Por lo que hace a los recursos, el programa contó con un presupuesto inicial de 108 millones de pesos; no obstante, sufrió una reducción en el 2010 que impactó en su capacidad de operación y administración. Para 2013 el PAP cuenta con 3 millones de pesos.
 
 
El PAP ha sido evaluado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) como de impacto 'modesto' para revertir los retos estructurales del mercado laboral y 'limitado', si lo que se pretende es integrar a la población pobre a los principales programas productivos y de empleo.
 
 
Eduardo Rodríguez Oreggia, director del Doctorado en Políticas Públicas de la Escuela de Graduados en Administración Pública (EGAP) del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, sostiene que parte del problema de los programas de la STPS es que se dirigen a grupos con trabajo formal y dejan de lado a los informales.
 

“Si seguimos con los mismos programas, sin conocer quiénes son los más vulnerables vamos a continuar sin ver las mejoras en empleo”, afirmó.
 
 
Cambios al PAP
 

La STPS adelantó a este diario que el PAP cambiará su denominación a 'Programa de Fomento y Democratización de la Productividad Laboral', a fin de convertirlo en “un programa emblemático del Gobierno de la República en materia de productividad”.
 
 
El PAP atenderá la aplicación de programas para elevar la productividad en las micro y medianas empresas, y vinculará los sectores productivo y educativo para recomendar planes y programas de capacitación y adiestramiento que permitan elevar la productividad.
 
 
El programa también incluye el acopio de información a nivel regional, estatal y municipal, que se pondrá a disposición del Comité Nacional de Productividad y de los Comités Estatales para la construcción de políticas públicas.
 

Comité
 
 

El pasado 3 de julio la STPS publicó en el Diario Oficial de la Federación los nuevos lineamientos para la operación del PAP, en los que se plantea elevar la población potencial a atender a 9.4 millones de trabajadores asalariados con seguridad social y prestaciones, y con ingresos de hasta 10 salarios mínimos.
 
 
El Comité Nacional de Productividad, que fue instalado el pasado 27 de mayo, alista el Programa Especial de Democratización de la Productividad que será publicado en agosto y en el que se plantearán acciones específicas para detonar la productividad como un elemento de impulso al crecimiento y desarrollo del país.
 
 
Además, se trabaja en el programa anual, en el que se incluirán las actividades que se desarrolarán en los próximos meses.. Los miembros del Comité más activos en presentar propuestas son la CROC y el ITAM.