Economía

Venezuela y China ya no son tan #BFF

Anteriormente, empresas petroleras chinas hacían negocios en Venezuela. Sin embargo, la falta de pago a las empresas ha provocado demandas y que la relación se deteriore.
Lucia Kassai | Bloomberg
07 diciembre 2017 11:8 Última actualización 07 diciembre 2017 11:44
PDVSA Venezuela (Bloomberg)

PDVSA Venezuela (Bloomberg)

La relación entre China y Venezuela ha visto mejores días.

China Petroleum & Chemical, la compañía petrolera controlada por el estado, está demandando a Petróleos de Venezuela en tribunales estadounidenses por facturas impagas.

Sinopec, como se conoce a la compañía china, también presentó una solicitud de arbitraje contra PDVSA en la Cámara de Comercio Internacional, acusando de daños de al menos 23.7 millones de dólares, según documentos judiciales.

Los acontecimientos se producen casi tres meses después de que PetroChina Company asesorara a su unidad estadounidense de evitar cualquier participación en futuros préstamos a PDVSA.

La demanda ilustra cómo la relación entre los dos socios de larga data se está deteriorando después de los retrasos en el pago de préstamos y problemas de calidad del petróleo.

También es evidencia de que Beijing podría no estar siempre ahí para rescatar a Venezuela, como lo ha hecho una y otra vez en la última década, dijo Russ Dallen, socio gerente de Caracas Capital Markets, un banco de inversión con sede en el país latinoamericano, en una nota a los clientes.

Los documentos judiciales dan una idea de lo que sucede con socios como Sinopec cuando intentan ayudar a PDVSA a operar.

Sinopec entregó 45 mil toneladas de productos de acero a PDVSA en 2013, y afirma que le pagaron solo la mitad.

La compañía china también señaló que PDVSA se retrasó en un pago anticipado de los materiales, lo que provocó que Sinopec sufriera daños, ya que la empresa compraba los productos de acero a una tercera parte.

El proveedor, que no fue mencionado en los documentos, eventualmente archivó un caso de arbitraje y recibió 2.1 millones de dólares.

"La conducta de los demandados constituyó una tergiversación intencional, engaño y ocultación de hechos materiales conocidos por ellos, con la intención de privar a Sinopec del pago que se le debía", según muestran los documentos judiciales.

"Para coordinar sus acciones y garantizar que Sinopec no se diera cuenta de su conspiración para estafarlo, los acusados tuvieron que coordinarse entre sí en múltiples ocasiones para discutir y planificar su curso de acción".

El caso es 4: 17-cv-03604, Sinopec USA contra PDVSA, Petróleos de Venezuela SA y PDVSA Industrial, en el tribunal de distrito de Estados Unidos, distrito Sur de Texas, división de Houston.