Jugador de futbol, ¿empleado de lujo?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Jugador de futbol, ¿empleado de lujo?

COMPARTIR

···

Jugador de futbol, ¿empleado de lujo?

Estos son las implicaciones que existen al momento de sellar una relación laboral entre un club de futbol y los jugadores.

Por IDC de Gingroup
14/06/2018
La relación laboral de un club con sus jugadores es regulada en la Ley Federal del Trabajo.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo COPA MUNDIAL
RUSIA 2018

Es de dominio público que los jugadores profesionales de futbol celebran contratos millonarios por sus servicios, pero no todos tienen esta suerte.

La relación laboral de un club con sus jugadores es regulada en la Ley Federal del Trabajo (LFT, artículos 292 a 303).

Puede ser por tiempo determinado o indeterminado, para una o varias temporadas o eventos.

A falta de estipulación expresa, la relación será por tiempo indeterminado. Si concluida la temporada no se estipula duración u otra modalidad y el trabajador sigue prestando sus servicios, la relación seguirá así.

En tanto, el salario puede estipularse por unidad de tiempo (hora), para uno o varios eventos, o para una o varias temporadas.

En este ámbito el principio de igualdad de salarios no aplica, porque éste se determina por razón de la categoría de los equipos o de la de los jugadores (artículo 297).

Mientras que la práctica de transferir a un jugador a otro equipo sin su consentimiento violenta el artículo 295, pues los jugadores no pueden ser transferidos a otro club sin su aprobación.

La prima por transferencia se debe sujetar a que el club dará a conocer a los jugadores el reglamento y ese monto se determinará entre los dos, considerando la categoría de los eventos, del equipo, del deportista profesional y antigüedad en el club.

Los jugadores están obligados a someterse a la disciplina del club; asistir a las prácticas de preparación y adiestramiento en el lugar y hora señalados y concentrarse para eventos; realizar viajes para éstos y respetar los reglamentos locales e internacionales.