JP Morgan Chase pagará 920 mdd a reguladores
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

JP Morgan Chase pagará 920 mdd a reguladores

COMPARTIR

···
Economía

JP Morgan Chase pagará 920 mdd a reguladores

19/09/2013

Notimex

Londres .- El banco estadunidense JP Morgan Chase acordó hoy pagar a cuatro reguladores 920 millones de dólares por haber violado leyes de seguridad financiera, en relación a una pérdida de seis mil 200 millones de dólares en la que incurrió en 2012.

El acuerdo pondría fin al escándalo conocido como "Ballena de Londres", una enorme maniobra financiera gestionada por un operador de JP Morgan Chase en Londres que provocó la millonaria pérdida, a principios del año pasado.

Los reguladores de Reino Unido y Estados Unidos detectaron fallos en los controles internos de JP Morgan, negligencia en la gestión de riesgos e información manipulada, y acusaron a la dirección del banco de no haber informado sobre las deficiencias detectadas.

Esas operaciones impactaron en las finanzas del banco y en su reputación, pues JP Morgan Chase había logrado sortear la crisis de 2009 mucho mejor que las otras grandes instituciones estadunidenses.

JP Morgan Chase aceptó su responsabilidad y accedió a pagar una multa de 920 millones de dólares, de los cuales 300 millones de dólares a la Oficina de Control de la Moneda de Estados Unidos y 200 millones más a la Reserva Federal.

Pagará también 200 millones de dólares a la Comisión de Valores de Estados Unidos y otros 220 millones a la Autoridad de Conducta Financiera de Reino Unido, con lo cual evitará que le levanten cargos, de acuerdo con reportes de la cadena pública de noticias BBC.

Dos exoperadores de JP Morgan enfrentan cargos penales en Estados Unidos por llevar a cabo registros falsos en las transacciones y cometer fraude electrónico, aunque ellos rechazan los señalamientos y niegan haber mentido sobre el tamaño de las operaciones.

Uno de ellos es Bruno Iksil, a quien se le atribuye la responsabilidad de que JP Morgan perdiera seis mil 200 millones de dólares.

Este acuerdo es la tercera mayor multa bancaria de los reguladores estadunidenses y la segunda más grande de los británicos.