Economía

Jefe del Banco Central chipriota pide respeto

12 febrero 2014 5:8 Última actualización 14 abril 2013 14:50

 [Reuters] Dijo que está dispuesto a trabajar con el Gobierno para sacar a la isla de su crisis económica pero que se respete la independencia de la entidad que encabeza. 



Reuters

Nicosia.- El gobernador del banco central de Chipre dijo el domingo que está dispuesto a trabajar con el Gobierno para sacar a la isla de su crisis económica bajo condición de que se respete la independencia de la entidad que encabeza.

Las diferencias entre el gobernador del banco central, Panicos Demetriades, nombrado en mayo pasado por el ex gobierno comunista, y el Ejecutivo de centroderecha se han profundizado, aumentando la presión sobre él para que renuncie por su manejo de la crisis.

La semana pasada, el parlamento chipriota inició una investigación contra Demetriades, lo que generó una dura respuesta del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

Draghi escribió una carta al presidente chipriota, Nicos Anastasiades, en la que dice que todo intento de destituir al gobernador podría llevar a Chipre ante el Tribunal Europeo de Justicia.

"Mi intención de colaborar con las instituciones democráticas del país es un hecho", dijo Demetriades, que forma parte del consejo gobernante del BCE, en una entrevista con el diario Phileleftheros.

"Siempre estaremos dispuestos a responder a todas los llamados de cooperación y coordinación para el beneficio de este país, pero en el marco de total respeto a la independencia del banco central, según lo estipulado por el BCE", agregó.

En virtud de las leyes de la Unión Europea, los gobernadores de los bancos centrales sólo pueden ser destituidos si éstos dejasen de cumplir las condiciones necesarias para el ejercicio de sus funciones o hubiesen cometido una falta grave.

La investigación iniciada por los legisladores chipriotas esta semana busca averiguar si Demetriades suministró suficiente información durante una investigación sobre el cierre de los dos mayores prestamistas de Chipre, que sumió a la economía en el caos.

El gobierno, por su parte, ha tratado de restar importancia a las acusaciones sobre una posible intervención en las funciones del banco central.

Las autoridades exigen que Demetriades se retracte de unos comentarios que hizo en el marco de una reunión del Eurogrupo en Dublín esta semana respecto a que la independencia del banco central estaba bajo amenaza.

"No me esperaba que el señor Demetriades hiciera declaraciones públicas, especialmente en el extranjero, acusando al Gobierno y al Parlamento de su país de supuestamente actuar contra él", dijo a periodistas Anastasiades.