Economía

Japón presenta reformas para impulsar economía

Las medidas van desde recortes del impuesto corporativo a un rol más importante para las mujeres y los trabajadores extranjeros
Reuters
24 junio 2014 9:22 Última actualización 24 junio 2014 9:22
 [Bloomberg] El Banco de Japón debería actuar con más determinación para vencer la deflación.

[Bloomberg] El Banco de Japón debería actuar con más determinación para vencer la deflación.

TOKIO. - El primer ministro Shinzo Abe reveló este martes una serie de medidas orientadas a impulsar el crecimiento económico a largo plazo de Japón que van desde recortes del impuesto corporativo a un rol más importante para las mujeres y los trabajadores extranjeros, pero la aprobación de los inversores será medida después de que Tokio se abstuvo de unas reformas más audaces.

Abe asumió el cargo 18 meses atrás, prometiendo poner fin a la deflación y generar un crecimiento sostenible con una estrategia triple de flexibilización monetaria, gasto fiscal y reforma.

Los expertos dicen que la última entrega de la llamada "tercera flecha" de políticas económicas a largo plazo, la mayoría de los cuales se conocía por adelantado, es un paso en la dirección correcta, pero quieren ver cómo serán aplicadas.


Los economistas privados encuestados por Reuters pronosticaron que el plan podría aumentar la tasa potencial de crecimiento de Japón entre 0.2 y 1.5 puntos porcentuales respecto a su nivel actual de alrededor de un 0.5 por ciento. Pero hicieron hincapie en que se requerirá tiempo.

"Incluso después del anuncio de la estrategia de crecimiento del Gobierno, varias leyes deben ser promulgadas y tomará tiempo para que las empresas comiencen a actuar. Por lo tanto, pasarán de 10 a 20 años antes de que se eleva la tasa de crecimiento potencial", dijo Kenji Yumoto, vicepresidente del Instituto de Investigación de Japón.

Yumoto dijo que es posible, pero muy difícil, que Japón alcance el nivel de crecimiento del 2 por ciento que el gobierno dice que se necesita para reducir su gigantesca deuda pública.

Entre las medidas anunciadas hay un recorte futuro de la tasa de impuesto corporativo efectivo de Japón -entre las más altas en el mundo- por debajo del 30 por ciento en los próximos años, y una promesa de reformar el Fondo Estatal de Inversión de Pensiones para que pueda reasignar más dinero al mercado de valores.

El paquete de reformas de Abe es un paso positivo para el Banco de Japón (BOJ, por sus siglas en inglés), que ha llamado a que el gobierno ayude a sostener la recuperación actual alimentada en parte por su enorme estímulo monetario.

Pero muchos funcionarios del BOJ dicen que la clave ahora es la implementación y el compromiso de Abe de cumplir las promesas con acciones, para que las empresas se sienten lo suficientemente seguras como para impulsar la inversión en el futuro.

El gobernador del BOJ, Haruhiko Kuroda, un exburócrata de alto nivel del Ministerio de Finanzas, también ha advertido contra un recorte de la tasa del impuesto corporativo de Japón sin crear una fuente alternativa de ingresos fiscales, dada la enorme deuda pública del país.