Economía

Japón duplica superávit en cuenta corriente, crecen exportaciones

12 febrero 2014 4:20 Última actualización 10 junio 2013 8:8

[Bloomberg] 


 
Reuters
 
Tokio.- El superávit por cuenta corriente de Japón se duplicó en abril desde el mismo período un año atrás, y el crédito bancario registró su mayor incremento anual en más de tres años, en una nueva señal de que las políticas agresivas del Gobierno para estimular el crecimiento están dando los primeros frutos.
 
Datos separados mostraron que la tercera mayor economía del mundo creció un 1.0 en el primer trimestre, revisado ligeramente al alza desde una estimación preliminar, lo que subraya una recuperación sostenida apoyada por las políticas de estímulo impulsadas por el primer ministro Shinzo Abe.
 
El superávit por cuenta corriente se situó en 750,000 millones de yenes (7.700 millones de dólares), un aumento de un 100.8  respecto al año anterior y mucho mayor que un pronóstico promedio del mercado de un superávit de 320,000 millones de yenes, mostraron datos del Ministerio de Finanzas reportados.
 
Fuertes aumentos de las ganancias que incluyeron el rendimiento de las inversiones japonesas en el extranjero, impulsadas por un yen más débil, más que compensaron el déficit comercial, dijeron los analistas.
 
"No hay mucho cambio en la tendencia de la balanza comercial, donde la debilidad del yen está impulsando los costos de importación", dijo Junko Nishioka, economista jefe de RBS Securities Japan.
 
"Las exportaciones se están recuperando gradualmente a medida que el crecimiento en el extranjero se recupera, por lo que es una señal positiva. Pero el crecimiento de las exportaciones no es lo suficientemente sólido como para compensar los costos crecientes de importación", agregó.
 
Los últimos datos vienen en momentos en que la volatilidad de los mercados arroja una sobre los "Abenomics", una receta política de expansión monetaria y fiscal que busca poner fin a años de arraigada deflación y estancamiento económico.
 
Las acciones japonesas han sufrido grandes caídas desde el 23 de mayo, con los inversores preocupados sobre una desaceleración en China y la incertidumbre sobre cuándo la Reserva Federal estadounidense podría revertir su estímulo.
 
Los efectos de un yen más débil han tenido un mayor impacto en el aumento del costo de las importaciones que impulsando el crecimiento de las exportaciones, lo que representa un desafío para el ambicioso objetivo de Abe de poner a Japón en una senda de crecimiento sostenible a largo plazo.
 
Sin embargo, hay señales alentadoras para la economía.
 
Los préstamos bancarios subieron un 1,8  en mayo respecto al año anterior, el mayor incremento anual desde agosto del 2009, en una señal de que la política monetaria ultraflexible del Banco de Japón está llevando a las empresas a gastar más.
 
Datos separados de la Oficina del Gabinete mostraron que la economía de Japón creció un 1.0  entre enero y marzo respecto al trimestre anterior, revisado al alza desde una estimación inicial de un alza de un 0.9, debido a la revisión de los gastos de capital de las empresas.