Economía

Izquierdistas griegos aplicarán rescate, pero lucharán para reducir condiciones

El programa de campaña de Syriza refleja la incomodidad con las medidas incluidas en el paquete de rescate por 86 mil millones de euros.
Reuters
30 agosto 2015 14:20 Última actualización 30 agosto 2015 14:34
Grecia (Reuters)

Grecia (Reuters)

ATENAS.-  El izquierdista partido Syriza del ex primer ministro Alexis Tsipras dijo que discutirá con los acreedores de Grecia los aspectos no resueltos del rescate al país, pero implementará las reformas impopulares a las que ya accedió.

El programa de campaña de Syriza refleja la incomodidad con las medidas incluidas en el paquete de rescate por 86 mil millones de euros que deberá adoptar si vuelve a ganar las elecciones, prometiendo que luchará con los acreedores en algunas áreas que aún deben discutirse, en momentos en que los sondeos muestran que su respaldo está disminuyendo.

Tsipras renunció este mes para allanar el camino a elecciones anticipadas, buscando un mandato más fuerte para implementar un rescate de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y librar a su partido de los rebeldes que se oponen al paquete.


Syriza sigue profundamente dividido sobre la decisión de Tsipras de aceptar el rescate.

"El gobierno de Syriza implementará estos compromisos, pero está decidido a hallar medidas que compensen y minimicen su impacto negativo y negociará de manera severa las partes del acuerdo que siguen abiertas", sostiene el plan del partido.

Reitera las promesas de luchar contra la corrupción, la evasión tributaria y reformar al Estado, las que llevaron a Syriza por primera vez al poder en enero. Sus partidarios han criticado al partido por la falta de avances, que atribuye a difíciles negociaciones con sus prestamistas de la UE y el FMI.

El conglomerado, que firmó el rescate este mes para evitar una moratoria de deuda y el riesgo de una salida de Grecia de la zona euro, prometió negociar lo que llama un "zona gris" de reformas laborales, a las pensiones y privatizaciones, buscando ganar el apoyo de una gran cantidad de votantes indecisos y calmar a sus miembros disgustados.

Los sondeos sugieren que Syriza ganará las elecciones del 20 de septiembre. Pero su pequeña ventaja sobre los conservadores del partido Nueva Democracia sugiere que la apuesta de Tsipras de llamar a elecciones anticipadas podría fallar: La mayoría de los griegos desaprueba su decisión de buscar un nuevo mandato y su manejo de las negociaciones con los acreedores.

Syriza aventajaba a los conservadores de Nueva Democracia por casi 15,2 puntos porcentuales en mayo. Esa brecha se ha reducido a entre 1,2 a 3,0 puntos porcentuales en recientes sondeos de opinión.