Economía

Italia no ve más ajustes fiscales pese a problemas de déficit

12 febrero 2014 4:25 Última actualización 13 junio 2013 14:32

[Bloomberg] 


 
Reuters
 
Roma.- Una recesión mucho más profunda a la esperada está dañando las finanzas públicas de Italia, pero el país aún puede mantener su déficit presupuestario por debajo del 3 % del Producto Interno Bruto sin más ajuste fiscal, dijo el ministro de economía, Fabrizio Saccomanni.
 
Saccomanni, ex funcionario del Banco de Italia, dijo en el Parlamento que el colapso económico está pesando sobre los ingresos fiscales y en particular sobre los impuestos a las ventas, a medida que el gasto del consumidor se desploma.
 
Sin embargo, al ser consultado sobre si se necesitarían medidas correctivas para cumplir con el objetivo de déficit de este año de un 2.9% del PIB, apenas por debajo del techo de la Unión Europea, dijo a Reuters: "No lo creo".
 
Los datos de lo que va del año apuntan a un ensanchamiento de la brecha fiscal, alimentando las preocupaciones de que el déficit podría exceder significativamente el nivel del año pasado del 3%.
 
El primer ministro Enrico Letta lucha por equilibrar los compromisos de Italia a la UE con promesas de su coalición de recortar impuestos.
 
Debido a la insistencia de la centroderecha de Silvio Berlusconi, una parte crucial de la coalición gobernante, Letta suspendió un impuesto fiscal sobre las residencias primarias. También está bajo presión para bloquear un aumento en el impuesto a las ventas que debería entrar en vigencia en julio.
 
Pero Saccomanni dijo que descartar completamente el impuesto a las ventas en la primer vivienda y bloquear permanentemente el aumento al impuesto a las ventas costaría 8,000 millones de euros por año.
 
"Eso requeriría severas medidas para compensar el déficit", dijo al Senado, y agregó que el gobierno haría todo lo posible para evitar o demorar un aumento en el impuesto a las ventas, pero que no podía garantizarlo.
 
El Banco Central Europeo dijo que es "crucial" que Italia mantenga el déficit por debajo de un 3%, advirtiendo de los riesgos que derivan del impacto de la recesión en los ingresos fiscales y el gasto.
 
"Si, absolutamente", dijo Saccomanni al ser consultado sobre si el objetivo del 2.9% se cumpliría. Agregó que ya se lo había "asegurado al BCE".
 
La mayoría de los analistas estiman que la economía se contraerá al menos un 1.6% este año y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y las agencias de calificación Moody's y Fitch pronostican una caída del PIB de un 1.8%.