Economía

IP urge reducir brecha de productividad a través de nuevas tecnologías

Juan Pablo Castañón Castañón, presidente de la Coparmex, destacó que en México el 95% de las empresas son pequeñas y medianas, pero de ellas el 80% no utiliza el Internet para su operación diaria.
Redacción
19 mayo 2015 13:8 Última actualización 19 mayo 2015 13:8
Juan Pablo Castañón Castañón, Coparmex. (Cuartoscuro)

Juan Pablo Castañón Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). (Cuartoscuro/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- El sector empresarial pidió la construcción de mecanismos para potencializar las vocaciones productivas región por región, fortaleciendo o creando clústers regionales e incentivando la creación de cadenas de valor que incluyan a más pequeñas y medianas empresas con certificaciones.

Juan Pablo Castañón Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), dijo que también hay que elevar la productividad de los negocios en el país, mediante el aprovechamiento de nuevas tecnologías, la creación de encadenamientos productivos, y la generación de economías de escala, incluyendo la capacitación de los trabajadores.

Refirió que en las últimas décadas, las nuevas tecnologías han transformado exponencialmente la forma de relacionarnos entre las personas, de generar conocimiento, de hacer negocios y de generar valor a través de las empresas y “estos cambios tecnológicos implican una amenaza inminente para los modelos de negocio tradicionales, que corren el riesgo de quedar desactualizados, incapaces de competir con el nuevo tipo de empresas que se están generando en el mundo”.

En su mensaje semanal, recordó que en México el 95 por ciento de las empresas son pequeñas y medianas, pero de ellas el 80 por ciento no utiliza el Internet para su operación diaria.

Precisó que en el ámbito académico, en el país se estima sólo el 0.43 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en innovación, en investigación y desarrollo, mientras que Estados Unidos invierte siete veces más e incluso países de América Latina, como Brasil, invierten tres veces más de su PIB.