Economía

IP quiere estímulos
en 2015

Los dirigentes de los organismos empresariales de México prevén un crecimiento del PIB acorde al de Banxico, aunque coincidieron que es necesaria la aplicación de estímulos fiscales como la disminución del ISR y la deducibilidad al cien por ciento de diversas prestaciones sociales. 
Isabel Becerril/Tlaloc Puga
04 enero 2015 23:39 Última actualización 05 enero 2015 5:5
[Bloomberg] La demanda de empleo en Jalisco es de 80 mil puestos por año y a escala nacional es de un millón, informa. 

La Concanaco ha propuesto efectuar el reparto de la Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU) con base en la productividad. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Representantes de la iniciativa privada prevén que este año la economía crezca a un mayor ritmo que en 2014, con un rango de entre 3 y 3.5 por ciento a tasa anual, aunque advirtieron que insistirán al gobierno federal en el impulso de estímulos fiscales.

La previsión del Producto Interno Bruto (PIB) de 2015 del sector privado coincide con el aumento promedio de 3.5 por ciento estimado en la encuesta de Banco de México y es mayor al repunte estimado para 2014, de 2.19 por ciento.

Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), advirtió que la iniciativa privada seguirá insistiendo al gobierno en las políticas públicas o propuestas tanto fiscales o de cualquier tema “que ayuden a generar avance en el país”.

Enrique Solana, dirigente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), expuso que para que en este año el mercado interno arranque y se puedan sortear los riesgos externos que podrían frenar a la economía mexicana, es necesario que haya cambios fiscales, entre ellos una disminución de 35 a 25 por ciento del Impuesto sobre la Renta y efectuar el reparto de la Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU) con base en la productividad.


También hacer deducibles al 100 por ciento las prestaciones sociales, servicios médicos, funerarios y educativos; aumentar la deducibilidad en la compra de autos nuevos; que la depreciación acelerada de las inversiones de empresas sea nuevamente de 100 por ciento; y fomentar la fiscalización indirecta y la formalidad.

Para el sector privado, 2015 será un año con presiones en el ámbito externo. Gutiérrez Candiani señaló que si bien la dinámica exportadora manufacturera ha permitido impulsar el crecimiento económico, el reto es acelerar el mercado interno vía la inversión, el consumo y la generación de empleo.

Añadió que este año se debe fortalecer la parte institucional del Estado en cinco ejes principales: Estado de derecho, democracia con gobernabilidad y participación de la sociedad, seguridad, justicia y combate irrestricto de la corrupción y la impunidad.

Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), dijo que el reto fundamental para afrontar los riesgos globales es el fortalecimiento de la economía y del mercado interno. “Esperamos una política industrial que favorezca las vocaciones por regiones”, señaló.

Francisco Funtanet Mange, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), dijo que 2015 llega con un balance de riesgos que anticipan un año mejor que 2014. Pero advirtió que no será sencillo para la actividad de las firmas cuya producción se canaliza fundamentalmente al mercado local.

Por su parte, Banorte-Ixe arrojó la perspectiva más elevada del mercado, de un crecimiento del PIB de 4.3 por ciento este año. Alejandro Cervantes, economista senior de Banorte, argumentó que la demanda externa tendrá mayor dinamismo impulsada por la depreciación del peso y el mayor desempeño de la economía estadounidense.

Agregó que el mayor gasto público, por el periodo electoral favorecerá también, a lo que se sumará el inicio de la implementación de proyectos contemplados en el Plan Nacional de Infraestructura.
Del lado negativo, dijo que los petroprecios tan bajos desincentivarían las inversiones en el sector energético, por lo que el aumento de estos flujos, resultado de la implementación de la reforma energética, podría ser menor al esperado.

Luis Adrián Muñiz, subdirector de análisis de Vector Casa de Bolsa, anticipó un crecimiento de 2.9 por ciento este año, el pronóstico más conservador del mercado, al argumentar que el consumo interno se está recuperando a paso lento y que habrá incertidumbre global por la expectativa de alza de tasas en Estados Unidos.

vaticinios_para_mexico