Economía

IP pide que el programa de infraestructura se extienda hasta 2030

El Consejo Coordinador Empresarial estima que para crecer a un ritmo de 3.5% al año, se tiene que invertir cerca de 71 mil millones de dólares anuales por año hasta el 2025.
Redacción
07 julio 2014 11:36 Última actualización 07 julio 2014 11:36
Industria de la construcción

"Estarán todos los actores de los tres niveles de gobierno y la obra pública; la intención es converger y que se haga una sinergia de trabajo: Alejandro Cabrera Sigler, CMIC. (Bloomberg)

México presenta un rezago de un 14 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), función de lo que sería un capital de infraestructura adecuado para el tamaño de su economía y la relación promedio existente en países desarrollados y emergentes, advirtió Gerardo Gutiérrez Candiani.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) dijo que para romper esa gran brecha y sostener un ritmo de crecimiento de cuando menos 3.5 por ciento al año, se tiene que invertir cerca de 71 mil millones de dólares anuales hasta el 2025.

En su mensaje semanal, pidió que el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, se extienda hasta el 2030, con el cometido de multiplicar la infraestructura actual, poniendo como ejes del proyecto la conectividad y accesibilidad para todos los agentes económicos y todos los ciudadanos, tanto en términos de formatos como de costos adecuados.


Explicó que un atributo indispensable para el éxito económico de las naciones es la conectividad y ésta, cada vez más, depende de la capacidad de mantener vigente, y preferentemente a la vanguardia, una infraestructura de calidad, competitiva respecto a parámetros internacionales, tanto en términos cuantitativos, como cualitativos y de costo.

El dirigente de la cúpula empresarial expuso que la clave es la conectividad, la cual sigue siendo un punto débil para el desarrollo de México y que se debe atender con visión estratégica, con una planeación cuyo horizonte sea de cuando menos de 20 a 30 años.

Sostuvo que este es el mejor momento para fijar metas de ese tipo y compromisos concretos para cumplirlos, tanto por las reformas estructurales que se están procesando, como por la relevancia y los alcances del Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, que es todo un hito en este campo, al involucrar un monto de recursos de 7.7 billones de pesos, con lo cual se duplica lo invertido en el sexenio pasado y donde el 63 por ciento los aportará el Estado y el resto, la iniciativa privada.

Indicó que las oportunidades para el sector empresarial son múltiples y de gran calado, y se amplían con los nuevos esquemas de asociaciones público-privadas, y desde luego, con la reforma energética y la de telecomunicaciones, que por sí mismas serán los más poderosos motores de inversión en los próximos años.

Destacó que por ahora, México se encuentra en el lugar 64 de 148 países en materia de infraestructura del Índice de Competitividad Global, pero en aspectos como calidad del suministro eléctrico caemos hasta la posición 81, porque para consumidores comerciales, éste llega a costar 70 por ciento más que en Estados Unidos.

En oleoductos el vecino del norte tiene cerca de 245 mil kilómetros construidos, contra poco más de 15 mil de nuestra parte; en gasoductos, la diferencia es de casi 500 mil kilómetros.

En otros rubros de infraestructura, las brechas son igualmente dramáticas: en número de vuelos aéreos, la diferencia es de 24 veces, y en abonados a Internet por banda ancha, casi del triple, además que en 20 años, 10 millones de mexicanos adicionales requerirán acceso a agua potable.

También en líneas férreas, el kilometraje permanece estancado en México y es casi 10 veces menor al de Estados Unidos, mientras que en puertos marítimos se dan las mismas condiciones y se enfrentan signos de saturación y un lento desarrollo de opciones, porque sólo se cuenta con uno considerado como grande, mientras que una economía exportadora de nuestro calibre, como Corea del Sur, tiene siete puertos de esas dimensiones, y mueven cinco veces más contenedores que nosotros por barco, añadió.