Economía

IP pide estrategias a nivel regional para frenar migración a EU

La Coparmex destaca que debido al menor dinamismo económico en EU hay una disminución en las remesas en México, una fuente de ingresos vital para algunos estados.
Redacción
15 julio 2014 10:59 Última actualización 15 julio 2014 10:59
remesas

Las remesas enviadas desde EU son vitales para 1.4 millones de hogares en México (Foto: Bloomberg/Archivo)

El sector empresarial hizo un llamado al gobierno federal a impulsar estrategias de desarrollo en las regiones de donde salen los migrantes, "enfoquémonos ahí para crear empresas productivas, oportunidades de negocios e inversión, empleos y opciones reales de desarrollo, mejores ingresos, para brindar oportunidades a todas las personas y que no se tengan que ir por el sueño americano".

Juan Pablo Castañón Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), recordó que en junio se cumplió un año de la aprobación de la reforma migratoria en Estados Unidos, que parecía abrir la puerta a la regularización de la situación de poco más de 11 millones de indocumentados en esa nación.

Sin embargo, hasta hoy no se ha logrado un consenso en el Congreso estadounidense para la implementación de las leyes en esta materia, lo que está generando nuevos problemas a las personas que carecen de permisos de trabajo.


Destacó que según estimaciones, en Estados Unidos viven 33 y medio millones de migrantes de origen mexicano, de los cuales casi 12 millones son ilegales y que a causa de la desaceleración de está economía tan sólo entre 2010 y 2013, poco más de un millón y medio de ciudadanos mexicanos fueron deportados por las autoridades estadounidenses.

En su mensaje semanal, Castanón Castañón, anotó que las deportaciones y los efectos del menor dinamismo económico en EU se reflejan en una caída de las remesas que envían nuestros paisanos a México, recursos que son vitales para 1.4 millones de hogares que reciben dólares, pero también para las economías de los estados receptores, ya que son utilizados para instalar pequeños negocios, para mejorar las viviendas y sobre todo para la educación de los hijos de los migrantes.

Precisó que a lo largo de la última década, las remesas se convirtieron en una fuente de ingresos vital en aquellas entidades de larga tradición migratoria a Estados Unidos donde hay alta incidencia de pobreza, como es el caso de estados como Michoacán, donde el 54.4 por ciento de la población vive en pobreza y donde se recibe el 10 por ciento de esos recursos que son enviados por familiares que se encuentran en el vecino del norte.

En tanto, en Guerrero siete de cada 10 personas viven en pobreza y se recibe el 5.6 por ciento de las remesas que se reciben en México; en Oaxaca reciben el 5.8 por ciento de esos recursos que llegan del vecino del norte, enviados por familiares.

En tanto, en estados como Puebla, con 65 por ciento en la pobreza, se recibe 6.5 por ciento de las remesas.

El líder del sindicato patronal indicó que el flujo migratorio es un problema de alta complejidad en México al cual se suma, el tránsito de los migrantes que provienen del sur de nuestro continente buscando llegar a Estados Unidos cruzando el territorio mexicano, con riesgo de ser víctimas de grupos criminales que trafican con esos seres indefensos.