Economía

IP llama a evitar sobrerregulación de Uber o Cabify

La Coparmex DF señaló que las nuevas empresas no pueden estar sujetas a la misma regulación que los taxis, aunque ese mercado requiere modificaciones para poder competir.
Redacción
26 junio 2015 12:22 Última actualización 26 junio 2015 12:22
Uber

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El sector empresarial del Distrito Federal hizo un llamado a las autoridades capitalinas a permitir la llegada de empresas como Uber o Cabify sin una sobrerregulación y ante la demanda de un mejor servicio de transporte por parte de los ciudadanos.

La entrada al mercado por parte de las nuevas empresas se debe dar para romper con la estructura de corrupción, corporativismo, un modelo incierto, caro ineficiente e inseguro, según Maite Ramos Gómez, presidenta de la Comisión de Movilidad de la Confederación Patronal de la República Mexicana del Distrito (Coparmex-DF).

Según el sector empresarial, el servicio que ofrecen las nuevas empresas se realiza bajo modalidades diferentes a las ofrecidas por los taxis, por lo que “no pueden ser sujetas a la misma regulación, tal y como lo ha reconocido la Comisión de Derechos Humanos del DF y la Comisión Federal de Competencia Económica”, anotó.

Por otra parte, Ramos Gómez indicó que el mercado también demanda piso parejo para poder competir, por tanto es necesario disminuir la carga de trámites a las que son sujetos los taxis concesionados, por una excesiva regulación que ha provocado en la práctica, costos operativos muy altos y espacios que fomentan la corrupción, por ejemplo, el mercado negro de venta y renta de placas, el cambio de cromática a su capricho de cada nuevo sexenio, la alteración de taxímetros.

Expuso que la revista vehicular debería garantizar que las unidades que circulan por la ciudad de México, cumplen con las características necesarias de servicio óptimo y calidad para los usuarios.

Otro punto importante, dijo a través de un comunicado de prensa, es que la autoridad debe ser muy severa sacando de circulación y castigando a los llamados taxis “piratas” y aquellos que, aún concesionados no estén en condiciones estructurales para brindar el servicio.